Muere otro sacerdote católico por Covid-19, ahora en Nochixtlán

Iglesia llama a retomar la espiritualidad como el aprendizaje más grande de la pandemia

Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Suman dos sacerdotes muertos por Covid-19 en lo que respecta a la jurisdicción del Arzobispado de Oaxaca que comprende 123 parroquias, seis cuasi parroquias y casi 200 sacerdotes; esto además de al menos siete párrocos que han resultado contagiados por coronavirus en los últimos meses, la mayoría ya totalmente recuperados, confirmó el Ecónomo del arzobispado de Oaxaca, rector de la Catedral de esta ciudad, Alejandro Rodríguez.

Los decesos: el del sacerdote Gil Antonio Varela, sacerdote de la iglesia del sagrado corazón del infonavit en esta ciudad, y esta madrugada se confirma el deceso también de un padre muy querido entre su grey, el párroco de la iglesia de Santa María Asunción Nochixtlán, Adrián de la Cruz, también víctima de covid., el sacerdote envío en este contexto un mensaje a la población, para apegarse al amor a la vida y por ende, amor al prójimo, cuidarnos a nosotros mismos y cuidar a los demás.     

Reiteró el llamado para quedarnos en casa, solo salir a temas urgentes, usar correctamente el cubre bocas y lavarse muy bien las manos. Los espacios religiosos mantienen y refuerzan todas las medidas que buscan prevenir más contagios subrayó.

Dijo que  donde hay misas presenciales deberán ser con solo el 20 por ciento de personas que caben en número total en el espacio, cubrebocas obligatorio, sana distancia, además mantendrán las misas virtuales que transmiten a través de la cuenta de Facebook principalmente de cada iglesia.

El Sacerdote se refirió en este contexto a la conversión citada en  el Evangelio; la pandemia vino a trastocar la historia, a modificarla y los humanos después de esto tenemos que analizar que nunca volveremos a ser los mismos.

No es hablar de moralismos, subrayó,  ni de pensar en “personas que eran malas y se convierten en buenas”, sino un cambio de mentalidad que nos haga asimilar que a esta pandemia pueden venir otras y el aprendizaje más claro deberá ser que más allá del yo, la espiritualidad es fundamental, no la religiosidad, donde se piensa que pese a la pandemia debemos seguir haciendo fiestas en honor al santo patrono, sino abrir el pensamiento y el espíritu para pensar en todos y no solo en uno mismo.  

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.