Foto: archivo JLP
Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Las 23 mil fosas de los cinco cementerios de Oaxaca de Juárez: los panteones General, San Miguel, Jardín, Marquesado y Xochimilco están ocupadas, no hay espacio para inhumaciones o entierros y en este periodo de pandemia por el Covid-19, en el que diariamente son solicitados espacios, la situación es compleja.

Lo que han hecho algunos ciudadanos es llegar a acuerdos con familiares, vecinos o conocidos, sobre la renta o préstamo de espacios contratados como perpetuidad, pero disponibilidad no hay, informó el jefe de la Unidad de Panteones de Oaxaca de Juárez, Gabriel Luna.

Desde tiempo atrás el Municipio de la ciudad de Oaxaca ha tratado de habilitar espacios para ofrecerlos como nuevas sepulturas, pero este es un trámite incluso legal que requiere de otros procedimientos, dijo.

Otro mecanismo implementado en este periodo ante la alta demanda ha sido la colocación de nuevas lozas en fosa, en muchos casos han muerto familias completas o varios miembros de la misma familia, entonces lo que los deudos hacen es colocar una nueva loza dando espacio a la bóveda que alojará al difunto, pero esto solo será posible si la misma es lo suficientemente profunda para permitir más espacios, subrayó.

Agencias cercanas como San Martín Mexicapam o el municipio de Santa Cruz Xoxocotlán han abierto espacios para sepultura, cuentan con predios grandes y su demanda no es tan alta como la de la capital, entonces a partir del pago de derechos han podido brindar solución a la emergencia de las personas que urgen de un espacio para los restos de sus familiares.

En este contexto, cabe destacar que la mayoría de oaxaqueños, por cuestiones costumbristas, huye de la cremación, por lo cual buscan insistentemente espacio para sepultura, pero se niegan a usar nichos, donde se depositan solamente las cenizas, los cuales tiene aproximadamente 200 disponibles el municipio de Oaxaca, sin embargo, las personas se niegan a incinerar los restos.

El jefe de la Unidad de Panteones se manifestó extrañado porque en los últimos meses la Secretaría de Salud que es quién vigila la normativa, permita ya la inhumación o entierro de personas que mueren por Covid, cuando en los primeros meses era obligatoria la cremación, ahora ya no, y esto dispara la demanda de servicios.

Pese a lo anterior, los sepultureros y personal operativo asignado a estas áreas no han bajado la guardia, nadie ha renunciado, cuentan con todo el equipo de protección y se rotan para brindar el servicio de sepulcro cuando así se requiere, destacó el funcionario. A la población en general, el funcionario municipal subrayó que deben de tener sus pagos al día para garantizar el derecho de perpetuidad en panteones, en estos días de emergencia nadie sabe en qué momento se requerirá y es necesario que tengan sus pagos al corriente para evitar largos trámites indispensables para sepultar a sus difuntos; en todo caso, recordó que el acceso máximo para un entierro en el contexto de pandemia Covid es solo de 10 personas, sin excusa alguna, esto con la intención de evitar la propagación de más caso

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.