Rocío Flores

OAXACA, Oax. Dos mujeres trabajadoras custodiaron el primer día el inmueble del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), ante la inminente posibilidad de cierre y el despido de 19 trabajadores. Afuera elementos policiacos mantenían la vigilancia desde la noche del jueves.

El conflicto que mantiene el personal con la directiva de la asociación civil Amigos del MACO, por el adeudo de casi nueves meses de sueldo y la amenaza de tomar la dirección sin documento oficial de por medio, obligó la directora Cecilia Minguër y la Coordinadora de Servicios Educativos, Laura Cravioto a resguardar el recinto previendo que pudiera ver alguna acción irregular o ilegal en contra de sus derechos laborales.

La parte patronal declaró recientemente a la prensa local, que la intención de cambiar a la Directora se debe a una inadecuada administración. La abogada defensora de ésta última, y de los trabajadores, expone que “han ido subiendo de nivel los señalamientos contra Cecilia Minguër ”.

Lo cierto 一dice一 es que aquí hay 20 trabajadores  que todo el tiempo  le han girado escritos y han solicitado reuniones para tratar de resolver el problema, la directiva de Amigos del MACO tiene que pagarle a quienes les adeuda”.

Explica que tienen un cuaderno de antecedentes (DDHPO/CA/0494/(01)/OAX/2020) en la Defensoría por la negativa de la Seculta para recibir las comprobaciones de un millón 600 mil pesos correspondientes al ejercicio 2019 del MACO, mismas que hasta esta fecha se han negado a recibir, lo que motivó la suspensión del donativo que recibe anualmente de la Secretaría de Cultura y las Artes (Seculta).

«Pero la responsabilidad laboral es de la A C. Amigos del MACO, no de la Seculta, ellos (la Asociación) reciben donativos», aclara.

Trabajadores mantienen el Museo abierto al público

Por lo pronto los  19 trabajadores iniciaron un expediente (DDHPO/0135/(01)/OAX/2021) en la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca por la violación a sus derechos humanos, pues el viernes por la mañana los elementos policiacos intentaron impedir su ingreso al recinto. Van a seguir trabajando en el Museo y éste va a seguir abierto al público y funcionando normalmente, mientras se resuelve por la vía legal el conflicto.

“Pero no puede entrar la fuerza pública a  sacarlos, a menos que no haya una orden judicial. Todo debe ser apegado a Derecho y eso implica el derecho a un debido proceso legal ”, explica la abogada.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.