El Super Bowl LV se disputará en Tampa con menos de la tercera parte del aforo del estadio, con mascarillas de uso obligatorio y distancia de seguridad de 1.80 metros entre personas.

Agencia

FLORIDA. El Super Bowl LV, que tendrá lugar el 7 de febrero en Tampa (este de Florida), será “histórico” no solo porque por primera vez en sus 55 ediciones uno de los equipos jugará en casa, sino por la seguridad frente a la covid-19, dijeron este lunes sus organizadores.

Queremos que la gente venga sana y regrese a su casa sana”, dijo la alcaldesa de Tampa, Janet Castor, en una rueda de prensa en la que auguró que la “victoria será de los Buccaneers (bucaneros)”, quienes con Tom Brady como máxima estrella se enfrentarán a los Chiefs de Kansas City, donde brilla con luz propia Patrick Mahomes.

Castor dijo que las únicas personas que van a sentirse “decepcionadas” si vienen a Tampa son los seguidores de los Chiefs, porque su equipo no se va a llevar el llamado Super Bowl.

Los Buccaneers se aseguraron este domingo en Wisconsin el pase para el Super Bowl con su victoria contra los Packers de Green, que les dio el título de la Conferencia Nacional (NFC).

Para los Chiefs será su segundo año consecutivo en la final. En el Hard Rock Stadium de Miami se llevaron su primer trofeo Vince Lombardi al derrotar a los 49ers de San Francisco por 31-20.

Esta será el décimo Super Bowl en la que participe Tom Brady, de 43 años, y la primera con la camiseta de los “bucaneros”.

Mascarillas y aforo reducido

El Super Bowl LV se disputará en el Estadio Raymond James en Tampa con menos de la tercera parte del aforo del recinto cubierto, con mascarillas de uso obligatorio y distancia de seguridad de seis pies (1.80 metros) entre personas.

Así lo dijeron hoy los alcaldes de las ciudades de la bahía de Tampa en una rueda de prensa en la que también estuvieron representantes del comité organizador y de los cuerpos policiales y de primeros auxilios que velarán por la seguridad.

Solo 22 mil personas podrán ver el partido desde el estadio de los bucaneros, que tiene capacidad para 75 mil personas, de acuerdo con las informaciones de los medios de Tampa.

Entre los afortunados están siete mil 500 trabajadores de la salud vacunados contra la covid-19 a los que la NFL ha regalado entradas en agradecimiento por su labor durante la pandemia.

Segundo año en Florida

Es el segundo año en que el Super Bowl se celebra de forma consecutiva en Florida. En 2020 tuvo lugar el 3 de febrero en Miami, cuando ya se conocía el brote de Wuhan (China) y la covid-19 empezaba a propagarse por Asia y Europa y estaba ya presente en América.

El primer caso confirmado oficialmente en Florida se registró el 1 de marzo, aunque hubo especialistas que dijeron que en las multitudes que congregó esa Super Bowl, llegadas de medio mundo, el virus estaba ya circulando.

En Florida ha habido desde entonces más de 1.6 millones de contagiados y más de 25 mil 600 fallecidos por covid-19.

Este año también será especial porque algunas marcas que solían contratar espacios publicitarios en el medio tiempo de la Super Bowl han anunciado que no lo harán este año, como las cervezas Budweiser, que van a dedicar ese dinero -más de cinco millones de dólares según los medios- a concienciar sobre el covid-19.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.