La vacunación en América Latina avanza de manera desigual y algunos países dependen prácticamente por completo de las dosis que done la OMS.

Agencia

ARGENTINA. La vacunación contra covid-19 en América Latina avanza de forma desigual, y si bien la caída en los contagios registrada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una buena noticia, no lo es tanto para países en los que, hasta este viernes, ni siquiera ha llegado la primera dosis.

Los datos de la misma OMS con respecto a todo el continente americano muestran que hasta la fecha se han registrado 48 millones 956 mil 948 casos positivos del coronavirus y 1 millón 159 mil 854 muertes, con una curva descendente de ambas cifras, pero con una gran preocupación por aquellos países en donde no se ha iniciado la inoculación con cualquiera de las vacunas ya autorizadas.

Sin embargo, en ese conjunto de países hay subdivisiones. En Uruguay, por ejemplo, aún no hay certeza de la llegada de las 3.8 millones de dosis de Pfizer y Sinovac -además de las 1.5 millones de dosis que ya tiene aseguradas del mecanismo Covax-, pero el hecho de tener contratos firmados le da cierta garantía al Gobierno de comenzar a vacunar al menos al 3 por ciento de su población desde marzo.

No es el caso de Nicaragua, donde hasta el momento no se ha informado sobre avances en negociaciones con laboratorio alguno y es muy probable que el Gobierno de Daniel Ortega esté esperando el envío de los compuestos de Covax, que podrían no llegar hasta junio.

El Gobierno nicaragüense también ha dado a entender que espera la llegada de los viales de Sputnik V desde Rusia, pero tampoco ha dado fechas para ello.

Aunque en Guatemala y Honduras también esperan con ansias los compuestos de Covax, mecanismo liderado por la OMS, al parecer han hecho negociaciones para que les lleguen dosis de laboratorios como Pfizer y AstraZeneca.

El resto de Centroamérica está vacunando, pero la OMS ya ha advertido que la covid-19 se puede volver más agresiva si no se ataca de manera uniforme en contextos regionales.

Los esfuerzos de Panamá, Costa Rica y El Salvador se podrían venir abajo si Nicaragua, Guatemala y Honduras no toman más temprano el “tren” de la vacunación, una preocupación que llevó este viernes al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) a anunciar que apoyará a Centroamérica y República Dominicana con hasta 800 millones de dólares para comprar inmunizantes.

El caso de Cuba es aparte. La isla ha decidido desarrollar su propia vacuna y ya hay cuatro candidatas que están en fase 2 de ensayos clínicos. Además, Cuba no está suscrita a Covax, por lo que no recibirá vacunas de la OMS.

El empuje de potencias como Estados Unidos servirá para que la OMS pueda suplir de vacunas al tercer mundo y así contribuir a una lucha contra covid-19 en más igualdad de condiciones, o por lo menos para evitar que la enfermedad se cebe contra los más pobres.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.