Citlalli López

OAXACA, OAX. No sé ni cómo ni cuándo, pero tengo que encontrarte, las palabras son de Lucy Moreno, madre de Fátima Palacios Moreno, quien el 2 de marzo de 2020 fue desaparecida.

Hasta este momento, asegura, las pruebas de ADN realizada a los restos en encontrados en una fosa clandestina en Tuxtepec, no confirma que corresponda a la joven por tanto la llama de la esperanza continúa encendida.

“Que ya se acabe está angustia, pido justicia, no sé cuándo ni cómo, pero tengo que encontrarte” escribió la madre en su muro de Facebook donde constantemente pide compartir la imagen de Fátima entonces de 18 años de edad.

La joven había acudido a una cita de trabajo que había contactado por un hombre llamado Julio Pulido quien bajo la oferta de un empleo seguro   como empleada de mostrador en una ferretería. Aquella fue la última vez que su familia la vio.

Tres meses después la Fiscalía de Justicia del estado de Oaxaca informó del hallazgo de una fosa clandestina donde podía encontrarse los restos de Fátima, Casandra, Itzel y otras jóvenes más a quienes desaparecieron por esos meses.

En un primer momento, la familia aceptó como verdad que el cuerpo estuviera en esa fosa clandestina. Pero sin pruebas convincentes Lucy Moreno decidió no dar carpetazo a su hija y decidió seguir su búsqueda, quien este miércoles cumplió un año de haber desaparecido y hasta la fecha las autoridades no han cumplido su promesa de encontrarla.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.