En algunos campamentos de primavera, los aficionados al beisbol pudieron darse cita en reducidas cantidades para contemplar a sus novenas.

AP

TEXAS. En todos los campamentos de primavera de las Grandes Ligas, el beisbol vio una serie de señales tranquilizadoras el domingo en el primer día de partidos de la pretemporada. Incluyendo aficionados en las tribunas, si bien en cantidades limitadas en cumplimiento con los protocolos para el covid-19.

Nolan Arenado en su nuevo uniforme rojo de los Cardenales, Mookie Betts vistiendo de nuevo el azul de Dodgers. La nueva estrella de octubre Randy Arozarena con un hit en su primer turno al bate en febrero, Buster Posey de regreso tras un año de ausencia y Trey Mancini recibió una ovación de pie de un público que respetaba el distanciamiento social.

El partido entre los Azulejos de Toronto y los Yanquis de Nueva York realizado en el Steinbrenner Field de Tampa, Florida, recibió a dos mil 637 espectadores, cerca del máximo permitido de dos mil 800 en un estadio con más de 10 mil localidades. Un poco más al sur, en Bradenton, el duelo Baltimore-Pittsburgh de inicio de pretemporada contó con mil 705 aficionados, con lo que fue reportado oficialmente un lleno total.

Corey Seager, el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, produjo la primera carrera para Los Ángeles; el torpedero dominicano de 22 años Fernando Tatis Jr. jugó por primera vez desde que firmó un contrato de 330 millones de dólares y 14 años con los Padres de San Diego; y los All-Stars DJ LeMahieu, José Altuve y Joey Votto lucieron al bate.

Un cambio evidente: juegos más cortos. Grandes Ligas está permitiendo que los equipos recorten sus partidos de exhibición a cinco innings si lo desean, luego de una temporada en la que el coronavirus los obligó a alterar sus entrenamientos y sostener sólo 60 encuentros.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.