Foto: Patricia Briseño
Patricia Briseño 

OAXACA,Oax., A 19 días de la desaparición de la activista Claudia Uruchurtu Cruz ocurrido en Asunción Nochixtlán, personal de la Fiscalía General del Estado (FGEO) realizó tres cateos en diferentes hornos de ladrillo ubicados en el paraje “Rancho Viejo” o “La Labor”, en esa municipalidad, de la Mixteca de Oaxaca. 

Agentes estatales de investigación, con el apoyo de elementos de la Guardia Nacional catearon las ladrilleras, en cumplimiento a la orden asentada en el cuadernillo de antecedentes 07/2021 por el delito de destrucción clandestina de cadáver, en agravio de quien resulte. 

Durante la diligencia se encontraron manchas hemáticas, según el equipo de peritos especializados y Ministerio Público presentes en el rastreo por mandato judicial. 

El despliegue de la institución ocurrió tras la denuncia nacional e internacional de la desaparición de la activista y madre de familia, de 48 años, así como por las cartas de solicitud de búsqueda y localización presentadas por organizaciones la ONU, y Amnistía Internacional (AI), capítulo México, además del Parlamento Británico.

La Fiscalía confirmó a AI el inicio de las labores de investigación con perspectiva de género para priorizar las necesidades particulares de la víctima y víctimas indirectas desde que tuvo conocimiento de la desaparición y a la fecha.

“Se han realizado las acciones pertinentes cumpliendo con los protocolos internacionales, adoptados por el Estado Mexicano en materia de búsqueda y localización de personas desaparecidas”.

ALCALDESA DISPUESTA A SER INVESTIGADA; OBSERVA UN DEJO DE VIOLENCIA POLITICA POR RAZÓN DE GENERO

Por su parte, la alcaldesa de Nochixtlán, Lizbeth Victoria Huerta declaró a este medio, que ella es una de las más interesadas en la búsqueda de la activista desaparecida.

“A partir de los señalamientos, que dolosamente, pretenden vincularme con la desaparición de una mujer, me he puesto a la disposición de todas y cada una de las autoridades”.

Expuso que el pasado lunes, 13 de abril, arribó al Palacio Nacional, en la Ciudad de México, donde tuvo la oportunidad de encontrarse con la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a quien le entregó copia de una carta dirigida al presidente, Andrés Manuel López Obrador.

En la misiva resume los hechos ocurridos el 26 de marzo pasado, y días subsecuentes, cuando un supuesto grupo pagado agredió a elementos municipales, e intentó golpearla.

También aseguró que su administración ha cooperado con la búsqueda de la mujer a través de la Policía Municipal, y en la víspera elementos de la Guardia Nacional llegaron a la localidad, a partir de la solicitud presentada a Sánchez Cordero.

Lamentó que el fiscal, Arturo Peimbert Calvo haya desestimado su denuncia presentada por amenazas de “desaparición” y violencia política por razón de género, por lo que le exigió cumpla con la medida cautela emitida por el órgano estatal de derechos humanos.

Finalmente, la funcionaria morenista sostuvo que las mujeres que están al frente de presidencias municipales en Oaxaca enfrentan, reiteradamente, violencia política de género durante su gestión.

“Las imputaciones de las que hoy soy objeto, tiene un dejo, de esa violencia, y juego sucio por el proceso electoral que se avecina”, consideró. 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.