Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Luego de semanas de versiones extraoficiales, ayer martes, Eviel Pérez Magaña, tomó las riendas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en sustitución de Eduardo Rojas Zabaleta. Mientras que en la Secretaría General del PRI asumió el cargo Claudia Silva Fernández.

A la sesión de consejo político partidista, se congregaron algunos actores de la vieja y nueva clase priista, organizaciones, candidatas y candidatos a diputaciones locales, federales y hasta para las presidencias municipales, todos en torno al exfuncionario de Ulises Ruiz Ortiz.

Su esposa Gabriela y sus hijos, entre ellos Gabriela Pérez López, candidata a diputada local plurinominal en la lista 1 del PRI.

Ahí estaba también la candidata a diputada local plurinominal en la lista 1, María Benítez Tiburcio, quien declinó de ocupar la Secretaría General del PRI; la expanista, Eufrosina Cruz Mendoza, candidata a diputada federal plurinominal en la lista 2 del PRI.

Por momentos se especuló del desaire del dirigente saliente, Eduardo Rojas Zabaleta, quien al inició de la toma de protesta del exsecretario de Desarrollo Social del expresidente, Enrique Peña Nieto, estaba ausente.

Las melodías de una banda de música de viento intentaban avivar a las y los priistas congregados en la vieja casona de Santa Rosa, en el auditorio al aire libre.

Alejandro Guevara, delegado del CEN del PRI lanzó auditores y arengas de victoria para el próximo 6 de junio, ensalzando la figura del llamado primer priista, Alejandro Murat Hinojosa. La primera respuesta de los ahí congregados fue desangelada y a la insistencia del enviado de CEN, vibró la sede priista con arengas más encendidas.

A cinco minutos de iniciado el acto protocolario, por la puerta grande de la sede del PRI ingresó Rojas Zabaleta, quien fue bien recibido entre aplausos en reconocimiento a su labor partidista. Atrás de Rojas Zabaleta también venía Alejandro Avilés Álvarez, con quien se especuló un distanciamiento de Pérez Magaña.

En su discurso, Pérez Magaña reconoció el trabajo de liderazgo y de base de Rojas Zabaleta y Amairani Morales Valenzuela, en la Presidencia y Secretaría General del PRI, respectivamente.

Destacó que no hay partido con solidez ideológica y capacidad logística del PRI con su experiencia para construir victorias con la institucionalidad y el respeto a las diferencias de credo y pensamiento.

Se dijo consciente de que son tiempos diferentes y tiempos de retos monumentales y por eso necesitan de todas y todos, llamó a defender las conquistas de las mexicanas y mexicanos, defenderlas de la incompetencia, de la irresponsabilidad y del retroceso.

Por su parte, Rojas Zabaleta agradeció a la militancia priista por haberle dado de haber servido al partido por casi un año como presidente del Comité Directivo Estatal y haberle permitido construir los consensos necesarios para enfrentar la contienda que se avecina y, literalmente levantar de las cenizas el PRI, cuya sede fue quemada en la víspera por sujetos desconocidos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.