Mercados de Oaxaca resguardan identidad

Redacción

OAXACA, Oax. Los mercados de Oaxaca se distinguen por su enorme variedad de productos endémicos. Sus pasillos con los colores, aromas y sabores de productos del campo como calabazas, tomates, aguacates, nopales y cacao, así como  bebidas milenarias, resguardan la cultura y tradiciones de las ocho regiones de esta entidad.

Productores, artesanos y cocineras se reúnen unos junto a otros en los mercados para ofertar textiles, artesanías, joyas, destilados, flores y demás productos elaborados, usando técnicas ancestrales, entre los que destacan las tortillas, tlayudas, mole, pan y mezcal.

La cocina de Oaxaca enriquece su sabor con hierbas, semillas e insectos que se consumen desde la época prehispánica y que sirven para preparar un sinfín de platillos dulces y salados. Una muy buena opción para disfrutarlos es el Mercado 20 de Noviembre, espacio fundado en 1893, que se ubica a unas calles del Zócalo de la ciudad capital.

Los sábados de tianguis, en las calles exteriores se colocan comerciantes que llegan de diversas comunidades para ofertar frutas y verduras en fresco, sal de gusano o chapulín, empanadas, tamales y bebidas tradicionales como el atole, tejate o tepache, que elaboran con jugo de fruta, especias y piloncillo.

Otro magnífico lugar es el mercado de Teotitlán del Valle, a tan sólo 30 kilómetros de la capital. Carina Santiago, reconocida cocinera tradicional y fundadora del restaurante Tierra Antigua, detalla que, en esta comunidad de los Valles Centrales, todos los domingos se reúnen productores locales y de los alrededores para ofertar los productos que cultivan en sus traspatios.

Es posible encontrar ingredientes endémicos como los chiles de agua de San Jerónimo Tlacochahuaya, el chile pasilla de la Sierra Mixe, los quelites, berros y ciruelas de la Sierra Juárez, así como tomatillo verde, betabel, rábanos, lechugas y zanahorias de diferentes tonalidades.

Este mercado se distingue por el trueque, que es el intercambio de unos productos por otros. “Tras la pandemia, el truque ha vuelto a Teotitlán del Valle; tenemos la oportunidad de cambiar nuestros productos por frijol, jitomate, frutas o semillas. Esta acción es una forma de concientizarnos, de valorar y agradecer lo que la madre tierra nos regala; una oportunidad para compartir y ofrecer nuestros ingredientes o platillos con el corazón”.

También se dan cita los productores de pataxte, que es un cacao blanco que se fermenta por más de nueve meses bajo tierra y que se transforma en el ingrediente que las chocolateras compran para elaborar el chocolate atole, bebida que además lleva canela, maíz, trigo y arroz. Carina Santiago lo prepara de acuerdo con una antigua receta familiar que comienza pelando y limpian delicadamente el cacao para luego tostarlo, molerlo, mezclar y batir.

El mercado de Tlacolula de Matamoros, a sólo 10 minutos en auto desde Teotitlán del Valle, es uno de los más representativos de la región. Cada domingo se dan cita productores, artesanos y vendedores para ofrecer todo tipo de alimentos, bebidas, artesanías y mercancías. El pasillo de humo nos lleva a través de una experiencia culinaria entre distintos tipos de tasajo o chorizo y, más allá, barbacoa, chocolate de agua, pan de cazuela, pulque o mezcal.

También en este mercado se practica el trueque entre los vendedores. Es un espacio que conjunta aromas, texturas y sonidos que emanan de esta tierra.

En San Martín Tilcajete, comunidad que destaca por la elaboración de alebrijes o nahuales: también cuenta con un mercado tradicional en el que es posible encontrar maíz rojo, blanco, amarillo y negro, muy usado en su gastronomía tradicional.

En esta comunidad, el sábado 17 y domingo 18 de abril se realizará un Tianguis Tequio en Palo que habla, espacio de los reconocidos artesanos zapotecas Jacobo y María Ángeles, en donde los asistentes podrán intercambiar productos y participar en los talleres para aprender a hacer pan en comal, composta seca, plantación de lechuga y “arte y maíz”, el cual ofrecerá información sobre las variedades y usos de este alimento. Cabe mencionar que Tilcajete se ubica a 28 kilómetros de la capital por la carretera Oaxaca – Puerto Escondido.

Para quienes deseen visitar estos maravillosos lugares, es importante señalar que los mercados del estado de Oaxaca cumplen con los protocolos sanitarios como la obediencia de la sana distancia, toma de temperatura, uso de cubrebocas y aplicación de gel antibacterial, lo que garantiza una visita segura.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.