Foto: Jorge Luis Plata
Patricia Briseño

OAXACA, Oax. En una nueva jornada de protestas un grupo de supuestos alumnos normalistas, aglutinados en la Coordinadora Estudiantil Normalista del Estado de Oaxaca (CENEO) vandalizaron instalaciones públicas, quemaron muebles de oficina, golpearon y robaron equipo de trabajo a periodistas, en la zona conurbada de Oaxaca.

Los aspirantes a profesores irrumpieron en las instalaciones de la antigua sede del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), situado a un costado de la carretera federal 190, Cristóbal Colón, en la zona oriente, donde sacaron papeles y mobiliario para quemarlo en la vía pública, como medida de presión a las autoridades del gobierno oaxaqueño.

Los jóvenes encapuchados y protegidos con cubrebocas llevaron piedras, palos, fierros, martillos y bates que les sirvieron para golpear a fotógrafos gráficos, durante la cobertura de la manifestación.

Con la finalidad de amedrentar a reporteras y reporteros también usaron bombas molotov y cohetones, mientras a otros les robaron equipo de video y teléfonos celulares.

Antes retuvieron una decena de autobuses del servicio urbano de pasaje en inmediaciones del Centro Regional de Educación Normal de Oaxaca (CRENO), para después transportarse en ellos hacia el edificio abandonado del Instituto de Educación, donde atravesaron los vehículos e impidieron la circulación sobre la vía federal, sin que ninguna autoridad de seguridad pública lo impidiera.

Los manifestantes defienden la continuidad de la educación normal en la entidad, la contratación de todos los egresados de las 11 escuelas normales, sobre todo aquellos rezagados de las generaciones 2017-2018 y 2018-2019.

Además, se pronunciaron porque el próximo examen de admisión sea presencial, y por la demanda de insumos para la operación de las 11 escuelas, las que carecen de equipo de cómputo y acceso a internet.

El Instituto de Educación negó la desaparición de las 11 escuelas normales de Oaxaca, y reiteró  su disposición a continuar con mesas de trabajo que permitan mejorar la educación del estudiantado y que cada una de sus solicitudes sean encaminadas para su atención bajo los procesos correspondientes.

En torno a estos hechos, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca condenó la violencia en contra de la prensa, cometida por un grupo de manifestantes, mientras que la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) optó por mantenerse al margen.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.