Foto: quiegolani.org
Citlalli López

OAXACA, Oax. Ubicada en Santiago Quiavijolo, Quiegolani, comunidad indígena de Oaxaca, la escuela primaria bilingüe Gustavo Díaz Ordaz, además de ser la primera en el país en regresar a clases presenciales, se establece como ejemplo en la utilización de tecnologías e internet como un derecho de las y los niños en su formación académica.

Desafiando distintos obstáculos, desde el pasado 5 de abril asisten a clases 107 escolares, en su totalidad con tabletas electrónicas bajo un esquema que hace el aprendizaje atractivo y divertido, pues cada una de éstas tiene cargados los contenidos de nivel primaria con materiales interactivos que permite trabajar guardando la sana distancia con la facilidad de estar tanto en el salón de clases, como en el patio o desde casa.

El retorno a las aulas, explicó Abel Cruz Ramírez, fue un acuerdo y compromiso tomado por la comunidad y el profesorado, con dos objetivos, primero evitar mayor atraso escolar y al mismo tiempo establecer todas las medidas necesarias para evitar un brote de Covid-19 en la localidad.

Conformados en comités, por lineamento interno, padres y madres de familia tienen la labor diaria de desinfectar las aulas y de aplicar los protocolos recomendados al ingreso de cada estudiante como lo es el lavado de manos, aplicación de gel antibacterial, toma de temperatura y distanciamiento social.

Fue en febrero de 2020, antes de la pandemia, que la escuela se había sumado a un programa piloto que implicaba la labor de enseñanza aprendizaje con el uso de tecnologías.

La escuela logró equiparse con el apoyo de donatarios como Eufrosina Cruz Mendoza, exdiputada oriunda de Quiegolani.

Durante dos meses trabajaron con este esquema y en marzo tuvieron que parar por la pandemia de la Covid-19.

En agosto, tras varios meses de confinamiento y sin contagios, la población consideró necesario reactivar las clases presenciales dado que, al no tener señal de internet y televisión en casa, el alumnado no podía tomar las clases del esquema “Aprende en casa” de la SEP.

En diciembre nuevamente iniciaron confinamiento debido a un fallecimiento y dos contagios en la cabecera de Quiegolani por Covid-19.

Controlado el brote y sin casos positivos durante los primeros meses del 2021, este 5 de abril nuevamente volvieron a las aulas de manera presencial.

Adherirse al proyecto les valió que su zona escolar los desconociera dentro del sindicato de la Sección 22 de maestros bajo argumento de que con ello se busca privatizar la educación.

De la misma manera les retiraron al profesor de educación física y personal de intendencia.

Ahora pertenecientes a la Unidad de Educación Indígena del Estado de Oaxaca su planilla está conformada por cinco docente y director con grupo.

Hasta antes los sismos del 2017 la escuela sólo eran dos aulas construidas de adobe, bajo gestiones lograron el apoyo de Cruz Mendoza para levantar el plantel en forma.

Más adelante fueron vinculados con la experiencia de una escuela en Morelia, la cual fue adoptada en la localidad. Aquí los niños prácticamente trabajan solitos, el profesorado es orientador. Cada actividad la evalúa la plataforma y una parte la o el docente.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.