Citlalli López 

OAXACA, Oax. Al revisar su estado de cuenta, la tarjeta de débito de Lucía se encontraba casi en ceros por cargos de pago de luz, teléfono, televisión de paga y hasta compras en una tienda de departamental, que ella no había realizado. La razón, la clonación de su plástico o skimming, un delito cada vez más frecuente ante el incremento de compras en línea y pagos con tarjeta.

Eran cargos por caso cinco mil pesos que ella no reconocía. Nunca pensó que podría ser víctima de la clonación de su tarjeta, hasta el momento no sabe cómo, ni cuando ocurrió.

Para evitar que el uso de dinero en efectivo pudiera ser un vehículo de contagio de la Covid-19, la utilización de tarjetas de débito se incrementó de manera importante, lo mismo que las compras en línea por el llamado a quedarse en casa.

Si bien, por un lado, evitó el incremento de la pandemia, a la par elevó los cargos no reconocidos debido a la clonación de tarjetas.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), este delito se logra a través del copiado de la banda magnética. De esta manera los estafadores obtienen los datos completos del plástico.

Las personas dedicadas a estos delitos utilizan una máquina de escaneo llamada skimmer de bolsillo, el cual colocan en la ranura del cajero automático, en donde se inserta la tarjeta. Una vez dentro, esta máquina lee la banda magnética para obtener el número del plástico, fecha de expedición, nombre del titular y número de seguridad.

En el caso de Lucía, los cargos no reconocidos comenzaron a realizarse un mes antes de ver casi en ceros su tarjeta. Debido a que los montos eran relativamente bajos, no reparó en hacer una aclaración.

Fue cuando los cargos casi eran de cinco mil pesos, cuando recurrió a su banco para hacer las aclaraciones.

En este sentido, recomendó a la ciudadanía revisar constantemente su estado de cuenta, sobre todo, si utilizas tu tarjeta en muchos lugares. De la misma forma tener en mente las últimas compras realizadas y el saldo promedio, de esta forma será más fácil detectar operaciones no reconocidas.

Una vez siendo víctima del skimming lo primero que hay que hacer es comunicarse de manera inmediata con el banco y solicitar la cancelación de su tarjeta para evitar que se sigan haciendo cargos.

Para reclamar los cargos no reconocidos se tienen 90 días naturales a partir de la fecha en que se realizó el cobro. Una vez solicitada la aclaración en su banco, éste iniciará una investigación y en un plazo aproximado de 45 días naturales tendrá que recibir una resolución.

Es importante recordar todos los detalles, como la fecha, hora y lugar donde usó su tarjeta por última vez, al igual que el saldo con el que se contaba.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.