Carlos Franco Inaugura la exposición No hay prisa, aunque siempre es urgente

Rocío Flores Foto: Carolina Jiménez*

OAXACA, Oax. Tras una larga cuarentena que inicio desde marzo de 2020, el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) reinició sus actividades públicas con la muestra No hay nunca prisa, aunque siempre es urgente, que podrá visitarse solo por pequeños grupos de seis personas y con los protocolos sanitarios sugeridos por las autoridades de Salud.

No hay prisa, aunque siempre es urgente es una exhibición de Carlos Franco, la cual muestra porque Oaxaca logró ser un boom cultural.

Carlos Franco es diseñador gráfico, durante más de una década trabajó diseñando carteles, postales, y publicaciones de difusión de actividades de las instituciones que creó el artista Francisco Toledo , “justo cuando se vivía uno de los momentos fuertes de la cultura en la ciudad de Oaxaca”, dice en entrevista.

De ese tiempo (2001 a 2014) hablan sus imágenes colgadas en las paredes  IAGO. La muestra reúne piezas de un proceso que el diseñador define como una búsqueda y experimentación de formas e imágenes y a la vez permite observar un momento de la vida cultural en Oaxaca.

Es como una línea del tiempo que muestra los cambios en el arte, en la vida social,  cultural y política en Oaxaca. Carlos comenta que la idea es dar un panorama de la cantidad de actividades que sucedieron en ese tiempo, entre ellas destaca las exposiciones de Dalí, Goya, Max Klinger y Otto Dix, y otras grandes artistas.

Algunas piezas formaban parte de la colección del artista Francisco Toledo y otras eran resultado de los vínculos que pintor estableció durante su trayectoria.Todas esas exposiciones一dice一 empezaron a darle un giro muy importante a la vida cultural de la ciudad. Los estudiantes y la gente en general tenía la oportunidad de mirar las obras de grandes artistas, o las producciones de reconocidos cineastas sin tener que gastar.

Carlos Franco recuerda que esas actividades le dieron a Oaxaca la posibilidad de ser el boom cultural, que ahora se está perdiendo, pues la vida en la ciudad parece que se está convirtiendo en un show.

El entusiasmo de Toledo porque este lugar (la capital) tuviera una vida cultural distinta era tal, que cada día su biblioteca iba creciendo y fue creando nuevos espacios, abunda el diseñador, quien admite que esa convivencia con el artista le generó la inquietud de crecer en el diseño, a su vez ser parte de las actividades culturales y participar en lo social.

Más de una década después, Carlos destaca que ahora cada quien tiene que hacer algo por su cuenta, pues no siempre se debe estar a expensas de alguien como Toledo, como en ese tiempo. “Tenemos que volver a retomar este nivel  y no volvernos  un show. Estamos dejando de lado lo que realmente le dio a la posibilidad de ser un boom”.

La exposición No hay nunca prisa, aunque siempre es urgente, puede visitarse hasta el 17 de julio en un horario de 9 a 18 horas en el IAGO que se ubica en Macedonio Alcalá 507, Centro Histórico de Oaxaca de Juárez. 

Para hacer más segura la visita se cuidará el aforo en las salas de exhibición. Para más información, escribe un correo a iago.difusion@gmail.com

*Diario Marca

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.