Un estudio ha confirmado que las mujeres son más susceptibles ante una mala alimentación que los hombres.

Agencia

NUEVA YORK. Los científicos han incidido mucho en la relación entre nuestra alimentación y cómo se desarrolla nuestra salud física, pero todavía existen muchos interrogantes sobre como influye nuestra dieta en la salud mental.

La salud mental de las mujeres probablemente tenga una mayor asociación con los factores dietéticos que la de los hombres, según una nueva investigación llevada a cabo por la Universidad de Binghamton (Universidad Estatal de Nueva York) y publicada en la revista Journal of Personalized Medicine .

La profesora asistente de los estudios de salud y bienestar en la Universidad de Binghamton, Lina Begdache, es quien coordinó este estudio. Begdache ya había publicado anteriormente una investigación sobre la dieta y el estado de ánimo y, según las conclusiones de aquel estudio, sugería que una dieta de alta calidad mejora la salud mental. Ahora, en esta investigación, la profesora quería probar si la personalización de la dieta mejora el estado de ánimo entre hombres y mujeres de 30 años o más.

Para ello, junto con la asistente de investigación Cara M. Patrissy, Begdache especificó y detalló los diferentes grupos de alimentos que se asocian con la angustia mental en hombres y mujeres de 30 años en adelante. Posteriormente, estudió los diferentes patrones dietéticos en relación con la frecuencia del ejercicio y la angustia mental.

Finalmente, los resultados de la investigación concluyeron en que la salud mental de las mujeres está mayormente asociada con los factores dietéticos que la de los hombres.

Además, la angustia mental y la frecuencia del ejercicio también se asociaron con diferentes patrones dietéticos y de estilo de vida, algo que respalda el concepto de que, para mejorar el bienestar mental, hay que personalizar los factores de la dieta y el estilo de vida.

“Encontramos una relación general entre comer sano, seguir prácticas dietéticas saludables, ejercicio y bienestar mental”, dijo Begdache, quién, por otro lado, recalcó “que para los patrones dietéticos poco saludables, el nivel de angustia mental era más alto en las mujeres que en los hombres, lo que confirmó que las mujeres son más susceptibles a una alimentación poco saludable que los hombres”.

Así, siguiendo las conclusiones del estudio y según expuso Begdache, la dieta y el ejercicio serían la primera línea de defensa contra la salud mental de mujeres maduras.

Según el estudio, alimentarse mediante comida rápida, saltarse el desayuno, la cafeína y la comida de alto índice glucémico estarían directamente relacionados con la angustia mental en las mujeres maduras. Por otro lado, las frutas y las verduras de hoja verde oscuro estarían asociadas con el bienestar mental.

Con la información de este estudio, los profesionales de la salud podrán personalizar planes dietéticos que promuevan el ejercicio y mejoren el bienestar mental en adultos maduros. Además, según explicó Lina Begdache, ahora están llevando a cabo un estudio paralelo en el que se analiza la calidad de la dieta, el sueño y las variables de cambio estacional en hombres y mujeres jóvenes desde una perspectiva longitudinal.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.