Foto: Redacción Médica

“Estamos viviendo una especie de vuelta a la vida normal”, aseguró el primer ministro francés, Jean Castex.

MVS

“Estamos viviendo una especie de vuelta a la vida normal”. Así de categórico se ha mostrado el primer ministro de Francia, Jean Castex, quien anunció este miércoles la anticipación de dos emblemáticas medidas dentro de su plan desescalada: la retirada del uso de cubrebocas al aire libre y el fin del toque de queda.

Con una caída de la circulación del coronavirus a niveles de agosto de 2020, el Gobierno francés ve la luz al final del túnel.

Aprovechando el comienzo de las vacaciones de verano; en plena Eurocopa de fútbol, que congrega por las noches a miles de personas en los bares; y con unas elecciones regionales en menos de una semana, el Ejecutivo decidió adelantar su plan gracias a unos indicadores sanitarios en verde.

Atrás quedan tres confinamientos: entre marzo y mayo de 2020; en noviembre de 2020 y en abril de 2021; unos hospitales al borde del colapso; y 5.7 infectados y 111 mil muertos en Francia.

“Vivimos un momento importante, un momento feliz de vuelta a una especie de vida normal, y lo debemos al esfuerzo de todos, a nuestros sanitarios, a todos los que están implicados en la vacunación y a nuestros ciudadanos”, manifestó Castex.

La intervención del gobernante al término del Consejo de Ministros no se esperaba y fue anunciada al filo del medio día. Estuvo acompañado por el ministro de Sanidad, Olivier Veran, quien finalmente no tomó la palabra, quien hico el anuncio sobre el retiro del uso de cubrebocas.

“Vamos a retirar la obligatoriedad general de llevar mascarilla al aire libre. No será obligatoria, excepto en algunas circunstancias. Los decretos serán modificados a partir de mañana”, dijo Castex.

Hace unos 10 meses que las mascarillas en Francia eran obligatorias en todas las circunstancias.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.