Yon de Luisa, presidente de la FMF, aseguró que si el grito discriminatorio persiste, podría costarle muy caro a la Selección Mexicana.

Agencia

CIUDAD DE MÉXICO. Yon de Luisa, presidente de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), dejó en claro que si los aficionados mexicanos siguen con el grito discriminatorio, el Tricolor podría no asistir al Mundial de Qatar 2022 o, incluso, perder la sede para la Copa del Mundo de 2026.

En entrevista Luisa Plazas habló sobre la sanción de la FIFA a México de jugar a puerta cerrada los primeros dos partidos como local en el octogonal final de la Concacaf.

Esta ya fue la primera sanción en firme. Se jugará dos partidos de la Selección Nacional como local a puerta cerrada. Es un hecho que ya nos afectó y lo más importante es lo que nos puede afectar en adelante, quiero pedirle a la afición que paremos con esta práctica del grito”, dijo.

La sanción se originó en el torneo Preolímpico de la Concacaf, realizado en marzo en la ciudad de Guadalajara, donde los seguidores del Tricolor expresaron el grito homofóbico en los duelos ante República Dominicana y Estados Unidos.

“Desafortunadamente son muchos años en los que se ha tratado de erradicar este grito, este acto discriminatorio así definido por la FIFA y ya empezó a tener repercusiones más allá de las económicas, que ya fueron 14 multas”, aseveró.

“Ahorita las sanciones que nos asignaron fueron por dos partidos del torneo calificatorio a los Juegos Olímpicos, ni siquiera por la Selección Mayor. En este momento está en investigación el duelo entre México e Islandia, que se jugó en Dallas y si este efecto persiste tendríamos primero el efecto de jugar buena parte muy buena eliminatoria mundialista a puerta cerrada, ese sería el primero efecto2, apuntó De Luisa Plazas.

El presidente de la FMF pidió al aficionado mexicano hacer consciencia y evitar este grito discriminatorio que podría costarle al Tricolor muy caro en el futuro cercano.

“Hay que hacer consciencia de que tenemos todo el derecho de ir al estadio, mostrar nuestra pasión, generar este color y la intensidad que se vive en el estadio pero sin llevar a cabo un acto discriminatorio, primero por el convencimiento natural de que no está bien hecho, y segundo porque ya sabemos que la FIFA nos puede castigar y muy fuerte”, adujo.

Yo confío en la afición de que esto pueda terminar. Estoy convencido de que la solución va a salir de la gente, de la afición”, puntualizó.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.