Foto: YouTube
Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. La pandemia paralizó o modifico muchas circunstancias de la vida, pero no la productividad de la tierra, la naturaleza, ajena a la pandemia, siguió brindando su riqueza a partir de cuidados solo básicos: semilla, tierra y agua; un ejemplo es el caso del invernadero escolar de la primaria Benito Juárez, que justamente en estos días está cosechando una nueva siembra de rábanos de finales de enero y principios de febrero.

El director de la Escuela Primaria Federal “Benito Juárez”, Enrique Cerero Gudiño, recordó que este invernadero es un proyecto escolar nacido a partir de una petición al gobernador Alejandro Murat en una de sus visitas a la escuela, mismo que hace tres años se concretó como realidad, fue inaugurado por la presidenta del DIF, Ivette Moran.  

A partir de entonces iniciaron los trabajos y ese mismo año los niños encabezados por el director iniciaron los procesos de lo que en los meses siguientes se convirtió en cosechas de pepino, cilantro, rábano, tomate, calabaza, ejote, jícama e incluso mango, este último de manera más directa al contar la institución con varios enormes y frondosos mangales.

Maíz criollo, maíz amarillo y maíz morado o negrito, también forma parte de las semillas cultivadas estas en los pasillos escolares.

El objetivo insistió el maestro, es que los niños convivan en un ambiente de desarrollo en diversos sentidos, aprendizaje en el aula y fuera de ella.

Conocen y atesoran desde los primeros años el valor de la tierra, pues ellos han sembrado y también cosechado los frutos de estos espacios, y en su ausencia, en este año de pandemia, la siembra y sus cuidados corrió por parte del director, que no dejó de ir a la escuela, él y el apoyo del personal de mantenimiento fueron clave para la cosecha de este 2021.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.