Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Adalberto Reyes Ávila, ciudadano de San Pedro y San Pablo Teposcolula, desafió a la constitución, órganos y leyes electorales.

Se autopostuló como candidato a presidente municipal de ese municipio de la región de Mixteca de Oaxaca y en el resultado de conteo de votos obtuvo 891 votos contra 483 de la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y los 453 de la aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Brígida Santiago Hernández.

Sin embargo, existe jurisprudencia y tesis de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que dejaría firme la negativa del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), de no entregarle la constancia de mayoría como edil electo.

Pese a que en medio de comunicación se ha romantizado el desafío de Reyes Ávila a los órganos electorales, los requisitos que establece la constitución y leyes electorales, para ser postulado a cargos de elección popular, entre ellas, las candidaturas independientes, amagó que, si el pueblo sigue respaldando su propuesta, tendrá que defenderlo en los tribunales correspondientes.

No obstante, la tesis XXV/2018 “Inexistencia de un derecho a la inscripción del nombre en el recuadro de candidatos no registrados”, de la Sala Superior del TEPJF establece de conformidad con los artículos 35, fracción II de la constitución política; 366, 371 y 386 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, y con la tesis XXXI de rubro “Boletas Electorales. Deben contener un recuadro para candidatos no registrados”, se delinea el objetivo de ese recuadro impreso en las papeletas electorales.

“Se advierte que el deber de que en las boletas electorales y en las actas de escrutinio y cómputo se establezca un recuadro para candidatos o fórmulas no registradas tiene como objetivos calcular la votación valida emitida o la votación nacional emitida”.

En esa tesis que deviene del juicio para la protección de los derechos políticos del ciudadano SUP-JDC-226/2018, interpuesto por Francisco Javier Rodríguez Espejel, contra el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), votaron por unanimidad los magistrados de ese órgano jurisdiccional en dejar en claro la función del recuadro de candidatos no registrados.

El recuadro de candidato no registrados impreso en las boletas electorales también tendrá la función -establece la tesis y jurisprudencia- de efectuar diversas estadísticas para la autoridad electoral, dar certeza de los votos que no deben de asignarse a las candidaturas postuladas por los partidos políticos ni a las de carácter independiente.

“Así como servir de espacio para la libre manifestación de ideas del electorado”, plasma la jurisprudencia de la Sala Superior.

“Por tanto, se considera que la ciudadanía no tiene un derecho a ser inscrita como candidatura no registrada en la boleta electoral, ni que los votos emitidos en esa opción se contabilicen a su favor”, establece la sentencia.

En contra parte, Reyes Ávila, ciudadano de San Pedro y San Pablo Teposcolula, defiende su postura de haber hecho campaña y en medios de comunicación propala que el pueblo organizado que con puño y letra escribió su nombre “Adalberto Reyes” en la boleta electoral, ganando la elección el 6 junio.

El ciudadano que se autoproclama vencedor, es ingeniero de profesión, maestro de secundaria de oficio y presume que es agricultor por pasión de un municipio de la región de la Mixteca donde habitan 5 mil personas, es decir no obtuvo más del 15 por ciento de apoyo de la población.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.