Foto: Twitter @SSP_GobOax
Jaime Guerrero 

OAXACA, Oax. Debido a que Oaxaca es una de las entidades con mayor actividad sísmica en el país, este lunes la entidad participó en el Primer Simulacro Nacional 2021 para poner a prueba sus capacidades de reacción ante la ocurrencia de un sismo y con ello fortalecer la cultura de la prevención y de respuesta ante situaciones de emergencia.

El sado del megasimulacro fue de 93 mil viviendas afectadas, 11 mil 320 destruidas, 1 mil 780 escuelas afectadas, asimismo 4 hospitales afectados y un total de 56 mil 600 personas afectadas.

El reporte devino del megasimulacro que se realizó a las 11:30 horas con la activación del sonido de la alerta sísmica en la capital de Oaxaca, mediante la cual se simuló la ocurrencia de un temblor de magnitud de 8.1 grados en la escala de Richter, ocurrido en la comunidad de El Papayo, Coyuca de Benítez, Guerrero.

Los integrantes del Consejo Estatal de Protección Civil, encabezados por el secretario general de gobierno, Francisco Javier García López, se reunieron en el Centro de Comando, Control, Comunicación y Cómputo (C4) en donde evaluaron las acciones y tareas a desarrollarse ante este suceso hipotético.

En el reporte simulado se notificó de 28 decesos, 1 mil 639 personas localizadas con vida mediante tareas de rescate; la instalación de 140 albergues con 7 mil personas albergadas.

Sin dejar los protocolos sanitarios de protección por el Covid-19, aproximadamente 100 mil personas participaron en el simulacro, quienes siguieron las rutas de evacuación y seguridad al desalojar mil 633 inmuebles de organismos gubernamentales y de la iniciativa privada, en donde también se sumó la población oaxaqueña en general.

Ante este supuesto escenario, autoridades civiles y militares, dieron seguimiento al desarrollo del simulacro con el apoyo que brinda el gobierno del Estado, en coordinación con las autoridades militares, navales, federales y municipales para auxiliar a la ciudadanía en caso de que se requieran los servicios de atención a materia de seguridad, protección civil, salud y educación, entre otros.

Entre los efectos secundarios simulados por el supuesto sismo de 8.1 en escale de Richter, fue la puesta en paro de la Refineria Antonio Dovali Jaime, del Puerto de Salina Cruz por supuesto disparo en los turbos generadores y caldera.

La hipotética pérdida de energía eléctrica en 35 municipios de la región de la Costa, daños en 15 tramos carreteros de la región de la Mixteca. Los supuestos daños fueron 6 deslaves, 9 derrumbres, colapsos en alcantarillas, 2 puentes colapsados y 1 muro de contención.

El megasimulacro permite generar una práctica repetida y controlada de los procedimientos previamente establecidos entre la población para adquirir conocimientos, conductas y hábitos que incrementen la capacidad para responder a situaciones de emergencia.

Participaron personal de las diversas instancias gubernamentales, tanto de los complejos administrativos de Ciudad Administrativa, Ciudad Judicial y Palacio de Gobierno, así como hospitales, comercios, particulares y ciudanía en general.

Para ello, se activó el Sistema de Altoparlantes conformado por 13 de estos elementos distribuidos dentro del municipio de Oaxaca de Juárez y de Santa Lucía del Camino.

La alerta pública se emite cuando el Alerta Sísmica Mexicano (Sasmex) detecta un evento sísmico con una magnitud igual o superior a 5.5 que pueda generar efectos fuertes en la población y sus bienes.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.