El Gobierno estadounidense reanudó las deportaciones aceleradas para ciertas familias que llegaron recientemente a la frontera sur

Agencia

WASHINGTON. La Administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, retomó de forma oficial las deportaciones  rápidas al enviar vía aérea a indocumentados deportados a sus países de origen en Centroamérica, informó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

La agencia federal confirmó en un comunicado que “reanudó hoy los vuelos de expulsión acelerada para ciertas familias que llegaron recientemente a la frontera sur”, las cuales fueron enviadas a Guatemala, El Salvador y Honduras.

Se trata de dos vuelos operados por el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) que despegaron desde Brownsville, en Texas, con 73 personas a bordo.

Según el diario The Washington Post, la cifra prevista inicialmente era de 147 adultos y menores de edad, pero muchos de ellos debieron ser apartados de las salas de espera de forma inmediata tras dar positivo a pruebas de COVID-19 o haber estado expuestos a una persona infectada.

“El proceso de expulsión acelerada es un medio legal para administrar de manera segura nuestra frontera, y es un paso hacia nuestro objetivo más amplio de lograr un procesamiento de inmigración seguro y ordenado”, señaló DHS.

Estas expulsiones se dan luego de que el lunes la Administración de Biden diera a conocer que retomaría las remociones rápidas en vista del incremento este mes en la llegada de familias indocumentadas, en su mayoría centroamericanas, al Valle Río Grande, en la frontera sur de Texas con México.

En ese punto, así como en otros de la línea fronteriza, se ha registrado un repunte de casos de coronavirus a causa de la variante delta.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, defendió el martes el procesamiento de los migrantes para las deportaciones aceleradas tras alegar que “es un medio legal tradicionalmente empleado para asegurar una frontera”.

Sostuvo que este es “un paso” hacia el objetivo de la Administración de Biden de “tener un sistema de inmigración seguro y ordenado”.

Al anuncio de la reanudación de las deportaciones expeditas de “ciertos grupos familiares” que cruzan ilegalmente la frontera se suma la orden del gobernador de Texas, Greg Abbott, para que el Departamento de Seguridad Pública de ese estado detenga cualquier vehículo que haya cruzado la frontera desde México sobre el que tiene la sospecha de que transporta migrantes.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.