La prioridad tendría que ser preservar especies en peligro de extinción: CONAMP

Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Las bondades naturales de Oaxaca como el estado más biodiverso del país, implican una alta responsabilidad, pues exaltan la necesidad de cuidado y respeto a todos los eslabones del ecosistema.

En este contexto, en Oaxaca habitan dos de las seis especies de felinos considerados en riesgo de extinción, situación que en este momento ha generado alarma entre la población por presuntos ataques, en la Costa de un jaguar y en la Cañada de un puma.

Ambos casos requieren ser investigados por la autoridad  y la población debe recordar que estas especies están protegidas por leyes federales al estar en riesgo de desaparición, expuso el director del Área de Protección de Flora y Fauna del Boquerón de Tonala y de Áreas Naturales Protegidas de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Pavel Palacios Chávez.

El especialista expuso que fenómenos como estos repuntan con la apropiación del humano de cada vez más territorio y con ello el cambio de uso de suelo; estos espacios selváticos ó de bosque, antes vírgenes, ahora son ocupados para el pastoreo, para la construcción o hasta para siembra, dejando a los felinos sin hábitat, a esto se suma la caza practicada por el humano. En Oaxaca la gente sigue cazando el venado cola blanca y el jabalí, sustento fundamental de los pumas y jaguares. 

El biólogo de profesión instó a quienes se declaran afectados por la matanza de ganado o animales de trabajo, a hacer uso del Fondo de Aseguramiento Ganadero, muchos campesinos o comuneros han hecho efectivo el pago de ejemplares siguiendo un protocolo sencillo creado justamente para esto, donde se busca retribuir la afectación a cambio del respeto y la preservación de la especie.  

Sobre el caso de la Cañada donde presuntamente un felino atacó y devoró a un menor de 13 años, calificó el hecho como muy lamentable y se pronunció porque las autoridades correspondientes investiguen. Este sería un caso muy raro explicó, no son comunes este tipo de ataques porque los humanos no entramos dentro de la dieta de estas especies, pero habría que revisar las condiciones en que se dio. 

La recomendación ante un encuentro directo con estas especies es mantenerse serenos, estáticos de ser posible y ver de frente al ejemplar, no dar la espalda, no gritar ni mucho menos correr, pues esto enerva a la especie que es por naturaleza, salvaje.

En toda circunstancia el biólogo se pronunció por no satanizar a estas especies que juegan un papel indispensable en los ecosistemas, los humanos tenemos que respetar su territorio para que así ellos puedan respetar el nuestro; el jaguar es una especie en peligro de extinción reiteró, y atentar contra su integridad constituye un delito ambiental que alcanza de 3 a 9 años de prisión.  

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.