Patricia Briseño

OAXACA, Oax. La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en Oaxaca iniciará las diligencias para deslindar responsabilidades por la muerte provocada a un jaguar por envenenamiento por parte de un campesino en una comunidad asentada entre los municipios costeños de San Mateo Piñas y San Marcial Ozolotepec, Oaxaca.

María del Socorro Pérez García, responsable de la oficina de Semarnat en Oaxaca, adelantó que Profepa se encargará de la supervisión al rancho El Pavo, en la comunidad de Cerro León, donde habrá de entrevistarse con las autoridades municipales y terceros involucrados.

“Es competencia de la Profepa realizar las diligencias de inspección y vigilancia en cumplimiento de la legislación ambiental; al término de su trabajo, se conocerá si existió alguna irregularidad constitutiva de infracción a la normativa ambiental”, dijo.

La intervención de la autoridad federal llega luego de la difusión en medios regionales de la fotografía del cuerpo de un jaguar muerto por presunto envenenamiento cometido por un campesino de 80 años de edad, afectado invariablemente por el felino.

Tomás Victorio García, presidente municipal de San Mateo Piñas dijo que el afectado por el jaguar en su propiedad y animales domésticos, decidió envenenarlo, aunque sostuvo que el presunto responsable de matar al animal no vive en su jurisdicción, sino en la población vecina, San Marcial Ozolotepec, aseguró tener conocimiento de la incursión de los felinos en terrenos y agostaderos.

Dijo que los afectados estudiaron muy bien los movimientos del jaguar, por lo que después de que este atacó a un burro, y comer algunas de sus partes e irse; ese momento se aprovechó para agregar veneno a la carne fresca. El felino cayó en la trampa y murió envenenado.

Según el alcalde, el 14 de enero solicitó a la delegación estatal de Semarnat implementar acciones para la conservación, manejo, control y reintroducción de felinos a su hábitat, a partir de los ataques de felinos a animales domésticos, de pastoreo y aves de corral, no obstante, la demanda fue aparentemente desestimada por la autoridad federal.

Sin embargo, la responsable de Semarnat en Oaxaca, aseguró que en su momento las autoridades municipales recibieron la orientación adecuada para apoyar los posibles afectados: el seguro de muerte por ataque de depredadores, a través del subsidio del Fondo de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas.

Agregó que en su momento se le respondió al alcalde que ninguna autoridad puede llevarse a los jaguares, a otro lado, “porque ahí está su hábitat”.

Pérez García refirió que esta especie ya vivía en ese lugar antes de que llegaran los primeros pobladores “y tienen tanto derecho o más de estar vivos, vibrantes, latentes y presentes en el ecosistema de la costa de Oaxaca”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.