Agencia

CIUDAD DE MÉXICO. ¿Dolor con fiebre? ¿Sensibilidad en la sien? ¿Aparición súbita de una cefalea atronadora? Qué significan las señales y cuándo hay que preocuparse.

Por lo general, padecer un dolor de cabeza de vez en cuando no es algo de lo que haya que preocuparse. Te tomas un analgésico de venta libre y lo solucionas.

Sin embargo, a veces un dolor de cabeza puede ser una señal de algo más grave, especialmente a cierta edad. “A medida que te haces mayor, nos preocupa más que el dolor de cabeza sea causado por otro problema”, dice la Dra. Deborah Carver, neuróloga y especialista certificada en cefaleas de UT Health San Antonio.

No es habitual que alguien comience a sufrir migrañas o dolores de cabeza por tensión después de los 50 años, por lo que cualquier dolor de cabeza nuevo debe ser evaluado por un médico, dice Carver. También deberías acudir al médico si siempre has tenido dolores de cabeza, pero su patrón cambia.

“Si antes tenías un dolor de cabeza una vez al mes, pero ahora lo tienes a diario, eso es algo preocupante”, dice Carver. “También querremos verte si el dolor de cabeza se localiza en algún lugar diferente, si es distinto o si sus causas cambian”.

Los desencadenantes más comunes son la falta de sueño, el estrés, la deshidratación o una reacción al alcohol. Los siguientes son algunos de los síntomas que, según los médicos, conviene hacer examinar de inmediato.

Un dolor de cabeza acompañado de fiebre suele indicar que tienes algún tipo de infección, que podría ser una sinusitis común y corriente o algo más grave, como COVID-19 o una encefalitis (inflamación del cerebro). Si además tienes el cuello rígido, el médico podría sospechar un caso de meningitis.

A veces, la encefalitis y la meningitis también pueden causar confusión y dificultad para hablar. Ambas enfermedades pueden poner en peligro la vida si no se tratan de inmediato. “Las personas mayores tienen una mayor debilidad del sistema inmunitario, por lo que tienen un riesgo ligeramente mayor de sufrir algunas de estas infecciones”, afirma Carver.

Se trata de un fuerte dolor de cabeza que aparece de repente (“como si te cayera un rayo encima”, dice Carver) y que se siente como el peor dolor de cabeza de tu vida.

Este tipo de dolor de cabeza puede ser señal de la rotura de un vaso sanguíneo en el cerebro (lo que se denomina “aneurisma”), especialmente si el dolor comienza cuando se hace un esfuerzo físico. Otros síntomas son la rigidez del cuello o la alteración del estado mental. Es importante recibir ayuda rápidamente, porque la rotura de un aneurisma provoca una hemorragia que puede convertirse rápidamente en una amenaza para la vida, dice Carver.

Una cefalea atronadora también puede ser un síntoma de derrame cerebral, sobre todo si va acompañada de confusión, dificultad para hablar o debilidad en un lado del cuerpo.

Si tienes más de 50 años y sufres un dolor de cabeza punzante que se concentra en la zona de la sien, es posible que padezcas una enfermedad llamada arteritis de células gigantes o arteritis temporal, lo cual significa que los vasos sanguíneos de la cabeza están inflamados. Otros síntomas son el dolor de mandíbula o la dificultad para masticar, la sensibilidad del cuero cabelludo o las sienes, la fatiga, síntomas similares a los de la gripe o cambios en la visión. Esta enfermedad es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

El dolor de cabeza causado por la arteritis de células gigantes puede empeorar progresivamente, o puede desaparecer y reaparecer. En cualquier caso, es importante que se revise rápidamente, dice la Dra. MaryAnn Mays, neuróloga de Cleveland Clinic. “Puede causar la pérdida de visión repentina si no se detecta a tiempo”, dice.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.