La jugadora mexicana de Rayadas se dijo agradecida con llegar al centenar de dianas en la Liga MX Femenil

Agencia

CIUDAD DE MÉXICO. No hay plazo que no llegue, ni fecha que no se cumpla, y es que este fin de semana, Desirée Monsiváis llegó al centenar de goles en la Liga MX Femenil al marcar un doblete en la victoria de las Rayadas sobre Tijuana.

La artillera albiazul no pudo esconder su emoción por haber llegado a dicha cifra, y es que desde que arribó a la cancha del ‘Gigante de Acero’, se podía percibir una sonrisa en su rostro al ver su imagen en las pantallas del inmueble de Guadalupe. En entrevista para Canal 6 Deportes, Monsiváis compartió los momentos previos al ansiado tanto de la historia y dejó en claro que va por más.

“Gracias por la entrevista, gracias por estar en este espacio, eso habla del compromiso que tienen con esta Liga, 24 horas un poco más, me siento plena, feliz, ahorita que entré y vi el ‘back’ y vi a todos formados aquí, dos cosas: agradecerles por estar aquí y otro es de ok, está sucediendo, es el momento, y me siento tranquila, me siento emotiva”.

“Un deportista se tiene que desarrollar de manera integral, no todo es físico, no todo es meterle al gym, no todo es meter los goles espectaculares, el asesorar psicológico es clave, el externar esta inquietud, este anhelo con mi equipo hizo que nos hiciéramos más fuertes, platiqué con ellas tres semanas atrás y les dije que esta cifra es de nosotros, a mí me toca poner el nombre pero esta cifra es de Rayadas, son pases de Dinora Garza, Diana Evangelista, Daniela Solís, todas las ex Rayadas, atajadas de la portera, son jugadas colectivas que a mí me hacen sentir tan feliz y honrada de que me toca pasar ese balón a la red, pero honestamente el trabajo psicológico fue la clave, decirles que son mi equipo, y su reacción fue de arroparme, y obviamente la respuesta lo vimos en el gol ayer (el domingo) en El Barrial, lo habíamos coordinado un poquito, pero ellas se forman y hacen el 1, hacen el 0 y el otro 0, y fue ahí cuando dije es el momento, disfrutemos, fue muy emotivo, algunas se me acercan llorando, en las gradas, en la banca, Eva (Espejo), es una comunión tan bonita y un evento especial que obviamente tenían que ser parte de, no sólo de forma individual”.

“El gol 100 lo busqué desde Atlas, lo busqué en Pachuca, sí había una presión obviamente pero me decía “¿cómo va a ser ese gol?”, y justo lo detecté porque no caía ese gol porque cuando yo estaba en la cancha me adelantaba al festejo, “¿cómo lo voy a festejar?, ¿cómo lo voy a meter?”, caía en la ansiedad del futuro, en El Barrial fue todo lo contrario, tengo que vivir el presente, justamente el sábado estaba entrenando con Christina Burkenroad, me decía que chocara la pelota, mandando el cuerpo hacia adelante, y ahí pueden pasar dos cosas: mandas el cuerpo hacia adelante y el balón no se va a volar, y el otro punto es que tú demuestras que vas con hambre de gol, no va a pasar absolutamente nada, ya cuando toque la red y la escuches, pues festejamos con júbilo, y así fue, los balones cayeron ahí, poste, otro poste, un remate y me tocó empujarla, no pensé más que empujarla, no pensé en el festejo, no pensé en cómo iba a entrar, simplemente en empujarla, y pasa algo similar, me toca empujarla, y ahorita me doy cuenta que fueron goles de zurda, y jamás me lo hubiera imaginado, pudo haber sido de muslo, pechito, simplemente me interesó mucho escuchar la red, y corrí con tanta euforia y con tanta cercanía con la afición para mí fue lo más emotivo”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.