Foto: Archivo JLP
Patricia Briseño 

OAXACA, Oax., Al conmemorarse cuatro años del terremoto de magnitud 8.2, con epicentro al suroeste de Pijijiapan, Chiapas cuya intensidad dejó devastadas a las comunidades de la región del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, la reconstrucción recae en cada uno de los mismos ciudadanos y el censo de daños está suspendido debido a la pandemia.

“La verdad que se avanza muy poco en la reconstrucción tanto de viviendas dañadas como de servicios municipales; algunas personas decidieron mudarse de casa, mientras que otras de plano emigraron”, dijo Carlos Beas Torres habitante de Rincón Viejo, municipio de Santa María Petapa, en jurisdicción de Matías Romero.

Con un tono de tristeza, el habitante recordó aquella noche a las 23:49 horas, momento que calificó de fatídico, pues todo era caos, incendios, olor a gas, casas derrumbadas, oscuridad, llanto y gritos de auxilio.

Junto con su esposa y nietos estuvo a punto de morir, toda vez que al intentar salir de la vivienda, la puerta se atascó debido a que la intensidad del sismo movió la estructura.

“Fueron momentos de mucho, mucho miedo”, subrayó.

Anotó que el siete de septiembre es una fecha de luto para las comunidades del Istmo debido a las personas fallecidas y pérdida del patrimonio.

En su opinión aún prevalece el miedo colectivo, esto lo percibe cada vez que tiembla . “Es inevitable recordar aquel momento dantesco ”, comentó.

Agregó que hay lentitud en la reconstrucción de vivienda, a pesar de que el gobierno federal se comprometió a incluir en el presupuesto de egresos de la federación, con recursos extraordinarios, no obstante, “el censo está parado, y la demanda de una vivienda digna no será pronto”.

“En el 2020 solo fueron consideradas casas con daño total, sin embargo, son pocas debido a que sus moradores empezaron a levantarlas con préstamos bancarios, tandas y financiamiento de familiares”, refirió.

En su oportunidad, el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió desde el inicio de su gobierno a dar atención especial al estado de Oaxaca, y en particular al Istmo, por haber sido la región más golpeada por los sismos, de tal manera que en 2019 destinó el 32 por ciento de los recursos del programa a Oaxaca, y en 2020, el 33 por ciento.

“Las dependencias federales encargadas del programa argumentan que el retraso en el proceso de reconstrucción, obedece a la pandemia por el coronavirus”, refirió Beas Torres.

El reporte de la Red de Vecinos Afectados por los Sismos en Tehuantepec reveló que son unas cinco mil viviendas  que aún siguen sin atenderse, tan solo en el municipio de Santo Domingo Tehuantepec.

Según la asociación civil de marzo a la fecha se encuentran detenidas las verificaciones del llamado segundo censo de las viviendas dañadas, sólo han sido atendidas las que fueron contempladas en el primer censo.

En el municipio de Tehuantepec son unos mil 200 damnificados, y también existe un rezago en la reclasificación del 2017, quienes en aquel año recibieron 15 mil pesos de ayuda, pero el daño resultó mayor.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.