Es fácil que en estas fechas nos excedamos en la ingesta de comida, lo cual no es nada saludable.

Agencia / El Financiero

CIUDAD DE MÉXICO. Septiembre es ese mes que siempre esperamos porque es cuando llega la época de varios platillos, como el chile en nogada. El espíritu mexicano nos invade, y con él llegan las fiestas mexicanas, la comida con la familia o los amigos que va desde pozole, tostadas, pambazos. Tenemos un sin fin de platillos típicos de la temporada, que si bien podemos disfrutar todo el año, que sea en septiembre lo hace más especial.

Sin embargo, por tantos platillos que podemos degustar es fácil que nos excedamos en la ingesta de comida, lo cual no es nada saludable, sobre todo en personas que padecen enfermedades crónicas como obesidad, diabetes, presión alta, entre otras. A veces es necesario que hagamos ese balance de la cantidad de comida y bebida que ingerimos y así disfrutar sin excesos.

Por ello, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) publicó un video a través de redes sociales que brinda recomendaciones a la hora de comer en estas fechas patrias, además de explicar un poco acerca de la raíz e historia de algunos platillos. Este fue transmitido en vivo con la participación de la nutricionista María de Lourdes Santos Ramírez y el nutriólogo Enrique Lozano.

En el video, con una duración aproximada de 15 minutos, los profesionales de la salud platican un poco acerca de los alimentos más comunes durante las comidas y cenas de fiestas patrias, y comparten el valor nutricional de cada uno de estas comidas.

Un plato grande de pozole aporta de 240 a 270 calorías, y una de las grandes ventajas de este platillo es que incluye todos los grupos de alimentos: productos de origen animal, cereales enteros (en este caso el maíz ‘pozolero’), frutas y vegetales. Además aporta gran cantidad de vitaminas y minerales.

Otro favorito de los mexicanos es el tamal, que aporta en promedio 225 calorías y también puede ser elaborado con la misma mazorca que la del pozole, al igual que las tostadas que hacen compañía al pozole o a otros platillos, como tinga, pata y cochinita. Las tostadas elaboradas con grano entero nixtamalizado aportan aproximadamente 30 calorías.

Pero la gastronomía típica mexicana no solo se centra en alimentos, también incluye bebidas. Un ejemplo es el agua de tamarindo, que para hacer más saludable y restringir de azúcares refinadas puede ser endulzada con miel de agave.

El tamarindo es un alimento benéfico por la cantidad de vitaminas que aporta, sobre todo vitamina C, minerales y fibra. Si se consume durante la cena de 15 de septiembre va a funcionar a manera de prebiótico y multivitamínico.

Y hablando de prebióticos y probióticos, otra bebida popular mexicana que no puede faltar en tu cena es el tepache, que a pesar de estar elaborado con piloncillo, que como bien se sabe es una fuente natural de azúcares, en su proceso de elaboración se eliminan del 60 al 70 por ciento de estos y carbohidratos que pudiera contener, por lo cual un vaso de esta bebida aporta únicamente 45 calorías; si se le deja varios días fermentar estas se pueden reducir hasta convertirse en ocho calorías por vaso sin dejar a un lado todos los beneficios que aporta en cuestión vitamínica.

Algunas de las recomendaciones que ofrece el IMSS al comer en estas fiestas patrias es evitar el consumo de tamales con pan (las populares “guajolotas” entre los chilangos), pues de 225 calorías pasan a ser 425 calorías ya que ambos son carbohidratos, aunque uno es complejo y el otro simple; además, al metabolizarse aporta un índice glucémico alto.

También recomiendan desayunar y comer alimentos más ligeros, pues uno de los problemas de la comida antes mencionada es que es consumida por la noche. Además, al momento del glorioso recalentado, encontramos que el pozole tendrá mayor concentración de nutrientes gracias al reposo que tendría, aunque aumentan un poco más las calorías.

De igual manera se recalca la limpieza en la elaboración de los alimentos, tanto por la persona que los prepara como procurar la desinfección de los alimentos y cuidar que el área de preparación esté aseada.

Adicionalmente, la página del IMSS recomienda evitar el consumo excesivo de grasas, como frituras, empanizados, capeados, crema, mayonesa, mantequilla y tostadas fritas. Algunos alimentos que pueden poseer estas características pueden ser las tostadas de guisados, los chiles en nogada o los pambazos.

También procura elegir carnes con bajo contenido en grasas, como pollo, pulpa de res y cerdo; de igual manera, recomienda evitar el consumo de alimentos grasosos como el chicharrón, el chorizo y tocino. Para tomar, se puede preparar agua natural de frutas como tamarindo, jamaica, limón o naranja preferentemente sin azúcar o con una cucharadita de azúcar por cada 240 ml.

Evita o modera el consumo de bebidas alcohólicas, ya que contienen calorías y su abuso perjudica la salud, así como el consumo de refrescos o jugos, pues todos ellos contienen una gran cantidad de azúcares y calorías.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.