EL COMENTARIO DE HOY

Juan Pérez Audelo/ Columna 

Si bien en nuestro país los medios y periodistas han sido –y siguen siendo- estigmatizados, sobre todo desde el mismo gobierno federal, hace poco más de una semana se hizo público el trabajo del Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación, que cimbró a México y al mundo. Se hizo público el trabajo denominado, Pandora Papers que fue, literal, como abrir una caja de Pandora y exhibir a las élites políticas y económicas. Más de 3 mil mexicanos, entre ellos políticos, funcionarios de gobierno, ex funcionarios, empresarios, etc., aparecen en esta lista.

Pandora Papers es el nombre de una investigación periodística basada en una gran filtración de documentos confidenciales de 14 despachos de abogados, especializados en la creación de sociedades en países como Panamá, las Islas Vírgenes Británicas o las Bahamas. En dicha investigación participaron más de 600 periodistas de 117 países, bajo la coordinación del referido consorcio. También validaron dicho proyecto, prestigiados medios impresos, como Le Monde de Francia, The Guardian del Reino Unido, The Washintgon Post de los Estados Unidos; L´Espresso de Italia y La Nación de Argentina, entre otros

A lo largo de casi dos años periodistas de investigación trabajaron en el análisis de más de 11,9 millones de archivos entre los que figuraban documentos de texto, hojas de cálculo, correos electrónicos o imágenes. También se revisaron actas constitutivas, registros de accionistas, facturas, pasaportes y diarios de viaje, para develar la cara oculta de las finanzas internacionales.

Pero, básicamente, para desempolvar el entramado de los secretos de los paraísos fiscales y los profesionales que actúan como puente para llegar a estas jurisdicciones. La investigación señala a más de 27 mil compañías creadas entre 1971 y 2018, y a casi 30 mil beneficiarios, al menos 3 mil mexicanos.

Pandora Papers revela cómo algunos de los personajes más ricos y poderosos del mundo recurren a empresas de papel, fideicomisos opacos y maniobras financieras para trasladar sus fortunas a jurisdicciones offshore, lejos del alcance de las autoridades fiscales. Sin embargo, en México no pasa nada. Aquí la impunidad campea. La culpa de todo lo tienen los conservadores, los gobiernos neoliberales y los corruptos del pasado. Se les lavó la cara a algunos funcionarios y hoy siguen gozando de cabal salud.

No obstante, la investigación hecha por estos periodistas, puso sobre la mesa una realidad inobjetable, que salpicó de lodo y expuso la podredumbre de los círculos más altos de poder en México. Mientras tanto, aquí, a las infanterías y medios, se les pretende exhibir a diario, estigmatizando un oficio noble y ciertamente peligroso, en un país como el nuestro, calificado como uno de los de más riesgo el mundo, para el ejercicio periodístico.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.