Patricia Briseño

OAXACA, Oax. Una persona herida por proyectil de arma de fuego y 24 viviendas incendiadas fueron encontradas en un operativo conjunto realizado en la víspera por el Ejército y fuerzas del orden federales y estatales en la comunidad indígena de Guerrero Grande, San Esteban Atatlahuca, en la región Mixteca, Oaxaca.

Por estos acontecimientos, ocurridos este fin de semana al parecer provocados por un supuesto grupo armado, la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) tomó conocimiento del caso e inició los trabajos de investigación correspondientes.

Asimismo, el Ministerio Público recuperó la declaración de un grupo de personas desplazadas que pernoctaron  en instalaciones municipales y otras en el albergue del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) y brindó asesoría jurídica a quienes lo requirieron.

Estás  agresiones iniciaron el pasado jueves cuando hombres armados tomaron por asalto la comunidad de Ndoyonuyuxi para quemar casas y asesinar a Remigio Gregorio Reyes García y Rafaela Quiroz Sandoval, de 69 y de 66 años de edad, padre y madre de Pedro Quiroz, autoridad de esa comunidad indígena mixteca.

Posteriormente, el sábado 23 de octubre sujetos  armados atacaron a los habitantes de las comunidades de Guerrero Grande y Mier y Terán donde quemaron viviendas.

Heriberto Alvarado Galindo, presidente de Atatlahuca presentó el recuento de ambos ataques que dejaron dos muertos, un herido de un balazo, 59 familias desplazadas y hay alrededor de 160 personas albergadas en el INPI, en la ciudad de Tlaxiaco, además de casi 30 casas quemadas.

De igual manera, ante el clima de inseguridad y ataques constantes contra pobladores de agencias y territorios de San Esteban Atatlahuca y comunidades circunvecinas, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), demandó a las autoridades estatales y federales intervenir en la localidad para detener las agresiones que están generando desplazamientos de personas al interior de la comunidad.

El organismo autónomo envió un equipo de defensores al lugar, además de emitir medidas cautelares para solicitar a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, lleve a cabo las investigaciones correspondientes por los homicidios, e implemente el protocolo de búsqueda de personas.

Por lo pronto, las corporaciones de seguridad confirmaron su permanencia en la zona a través de la Seguridad Pública de Oaxaca y la Guardia Nacional.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.