Patricia Briseño

OAXACA, Oax. El municipio de San Pablo Etla, ubicado en la zona metropolitana de Oaxaca, descartó la celebración de comparsas, bailes populares, jaripeos y eventos deportivos alusivos a la festividad de Día de Muertos debido al aumento exponencial de contagios por Covid-19.

Alfonso Pérez Méndez, presidente municipal de la demarcación informó que no existen las condiciones para realizar reuniones masivas en este momento por el aumento de casos de coronavirus al pasar de 154 contagios activos en junio pasado a mil 58 en la primera semana de octubre, y 27 fallecidos.

Acreditó que el aumento de contagios deriva de “la relajación de las medidas de prevención por parte de la población”, luego de la jornada de inmunización.

Debido a la contingencia sanitaria, la autoridad municipal canceló (por segundo año consecutivo) las comparsas o “muerteadas” durante la festividad por el Día de Muertos.

Las llamadas “muerteadas” son una especie de carnaval, una fiesta de disfraces en vía pública; familias, amistades, vecinos y curiosos recorren las calles del barrio, entrelazados por las bandas de música de viento.

Entre los disfraces clásicos e insustituibles están el del abuelo, el diablo, la muerte, las viudas y las monjas, que son interpretados por la gente del mismo rumbo; tampoco pueden faltar aquellos que aluden a gobernantes locales o federales.

El costo de la fiesta repercute en la economía familiar, pues se gasta en música y bebida, y obviamente en los disfraces.

La celebración popular de “la muerteada” en la región del Valle de Oaxaca es un atractivo turístico, surge directamente del vecindario, algunas son emblemáticas por el número de personas que congrega y el disfraz espectacular de los asistentes.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.