Foto: JLP
Citlalli López 

OAXACA, Oax. La cifra record de empleo informal alcanzada en el primer trimestre del 2021, debe encender focos rojos en los gobiernos, sobre todo en el estado de Oaxaca y Chiapas en donde supera el 80 por ciento, así lo considero el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex Oaxaca), Alejandro Sánchez Díaz.

Al final de los años se verán las consecuencias de no haber sido absorbidos por el mercado formal, aunque siempre tuvieron trabajo, manifestó.  

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía detalle que, durante el lapso antes mencionado se incrementó 14.16 anual.

Actualmente hay 31 millones 434 mil 243 personas en el mercado informal en México; tres millones 899 mil 536 personas más en la informalidad global que en el último año.

En promedio la tasa nacional de informalidad laboral fue de 56.30 por ciento, pero estados como Oaxaca y Chiapas alcanzaron hasta el 80 por ciento. En contraparte, Coahuila y Nuevo León no es  mayor al 37 por ciento.

Oaxaca ya encabezaba la lista de las entidades con mayor informalidad laboral en el país, y se asentó durante la pandemia.

Sánchez Díaz señalo que muchas de las y los trabajadores no tuvieron otra alternativa pues el confinamiento generó pérdida de empleo formal, mismos que no se han recuperado del todo al perder sus empleos formales.

La gran cantidad de gente se refugió en diversas estrategias utilizando las redes sociales para generar ingresos, cerraron sus comercios formales, en los cuales posiblemente pagaban renta para refugiarse en un mercado visible en las estadistas oficiales, sin embargo -indicó- enfrentar esta problemática que se avecina, requiere de la participación conjunta de la sociedad para no fomentar este mercado, del sector empresarial para generar empleos formales y el gobierno para crear incentivos que hagan atractiva la formalidad laboral.

El gobierno -dijo- no tiene incentivos para fomentar la formalidad, no hay un gran diferenciador entre la calidad de los servicios, por ejemplo, en los médicos la calidad que reciben os trabajadores afiliados al IMSS o ISSSTE no satisface sus necesidades y entonces, el incentivo para volverse formal no es tan alto como para seguir en la informalidad.

Si fuera realmente benéfico, acceso a créditos, a mejor educación y salud sería atractivo para el ciudadano cambiarse a la formalidad, es una tarea que deben de hacer las autoridades en su conjunto para enfrentar esta problemática, señaló.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.