Patricia Briseño

OAXACA, Oax. Un añejo conflicto agrario entre Magdalena Tequisistlán y Asunción Tlacolulita derivó en la ruptura de la carretera que hasta el domingo sirvió a una decena de municipios y pequeñas comunidades, asentadas en la región del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

De acuerdo con versiones de los afectados, fueron los comuneros de Tequisistlán quienes rompieron la carretera realizada con recursos federales del programa “Pavimentación de Caminos Rurales a Cabeceras Municipales”, impulsado por el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

La carretera recién concluida cruzaba por el punto denominado “La Mojonera”, que al romperla afectó a Tlacolulita y San Juan Alotepec, San Matías Petacaltepec, Santa María Candelaria, San Miguel Suchiltepec, Santa María Zapotitlán, San José Chiltepec, entre otras.

De su lado, los comuneros de Tequisistlán señalaron a sus vecinos de Tlacolulita de “quererse adueñar de una buena extensión de tierras”, sin exhibir documentación alguna que avale los derechos de la tierra en disputa.

La disputa por la posesión de 250 hectáreas de tierra, está en los linderos de la localidad de San Miguel, asentada en Tequisistlán, que los vecinos de Tlacolulita reclaman como propia.

La ruptura de la carretera ocurrió el domingo, y será por tiempo indefinido lo que afectará el abasto de alimentos, transporte y servicios de salud del que dependen cientos de familias.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.