Agencia

CIUDAD DE MÉXICO. El martes 30 de noviembre de 2021 abrió sus puertas Xaltilolli, un nuevo espacio al interior del Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT) de la UNAM.

La institución detalla a través de un comunicado que se trata de un centro de interpretación sobre el arte indígena, desde el siglo 16 a la actualidad, y donde además se narra la historia del barrio circundante, así como los movimientos de resistencia surgidos a lo largo de los años desde los pueblos originarios en el Valle de México.

A su vez, el proyecto se enmarca en el programa México 500, con el cual la universidad conmemora cinco siglos de las caídas de Tenochtitlan y Tlatelolco, cuyo topónimo en náhuatl es precisamente Xaltilolli: lugar en el montículo de tierra, según se especificó.

Por su parte, la Coordinación de Difusión Cultural de la Máxima Casa de Estudios explica que «(El centro) se perfila como un espacio expositivo que busca propiciar el análisis de las múltiples formas de resistencia, así como la construcción y preservación de la memoria social desde el reconocimiento de la identidad de Tlatelolco en su profundidad histórica y la diversidad del arte indígena, así como desde la discusión y reinterpretación de su pasado».

«Este proyecto, que ocupa casi mil metros cuadrados en dos niveles del CCUT, surge del compromiso de la UNAM por transmitir y difundir el conocimiento, así como de provocar a sus visitantes reflexiones que permitan reconocer el pasado como parte de las identidades y la diversidad en México». 

En este proyecto participaron cerca de 40 investigadores coordinados por María Teresa Uriarte, Marisa Álvarez Icaza y Lucía Sánchez de Bustamante.

Cabe mencionar que el espacio cuenta con 200 piezas y 40 curadores que muestran las cuatro “capas históricas” del emblemático lugar en el norte de la Ciudad de México: la época prehispánica, la Colonia, la era moderna y la época contemporánea, respectivamente.

En entrevista para Efe el curador Ander Azpiri, subdirector académico del CCUT, explicó:.

“Es un espacio que tiene que ver con las distintas capas de memoria que habitan este lugar, nosotros estamos aquí en Tlatelolco, que es uno de los espacios de mayor densidad histórica, de significación comunitaria, en lo que hoy conocemos como México”.

A través de “propuestas heterodoxas, innovadoras y mucho arte”, Xaltilolli recuerda que Tlatelolco también fue parte de ese momento histórico, que suele recordarse solo como la caída de Tenochtitlan, la antigua capital mexica.

“Tlatelolco fue una ciudad gemela de Tenochtitlan, fueron rivales, hicieron la guerra en determinado momento, tuvieron distintos proyectos de alianzas, y cuando llegan los conquistadores europeos creen que es una sola ciudad”, abundó subdirector académico del CCUT.

Recordó que este espacio cultural se ubica junto a la iglesia de Santiago Tlatelolco, uno de los templos católicos más antiguos del continente e incluso fue sede de la prisión militar Santiago Tlatelolco, donde estuvo preso el general Bernardo Reyes, quien intentó derrocar al presidente Francisco I. Madero en 1913, líder de la Revolución mexicana, en el evento conocido como la “decena trágica”.

Finalmente, en el siglo XX, la Plaza de las Tres Culturas fue sede en 1968 de la matanza de cientos de estudiantes que protestaban contra el gobierno federal en turno, mientras que en 1985 se convirtió en una de las zonas más devastadas por el terremoto más mortal en la historia de México.

“Somos un espacio de memoria y de reconstrucción de la memoria para afrontar el presente que tenemos, que es complejo, que tiene también muchas aristas, y hacer memoria nos ayuda, nos da herramientas para afrontar ese presente y para transformar”, culminó Azpiri.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.