El alto costo de productos de primera necesidad ha contribuido a deteriorar el poder adquisitivo de las familias y ha generado una mayor pobreza laboral.
Luz Palacios

OAXACA, OAX.- La inflación y altos costos de materias primas, los energéticos, el cambio del semáforo amarillo a verde y como consecuencia la apertura de la economía tras los cierres por Covid-19, y ahora los incrementos de contagios  de la variante ómicron, han incrementado la demanda de muchos productos alimenticios de la canasta básica,  y con ello su primera alza en lo que va del año 2022, pues insumos como el huevo, frijol y arroz sufrieron un aumentos hasta de 20% con relación a la última semana de 2021.

De acuerdo al Inegi, los productos que tuvieron mayor incidencia en la inflación de diciembre que fue de  7.36%, fueron la carne de res, el limón, la gasolina de bajo octanaje, el pollo y el plátano, productos de la canasta básica.

Por ejemplo el kilogramo de sal en los pequeños establecimientos  tenía un costo 12 a 14 pesos, actualmente cuesta 16 pesos y en los centros comerciales su costo es de 18 y 20 pesos,  otro producto infaltable en la cocina es el huevo, el cono de 30 tenía un costo de 60 a 65 pesos, ahora su costo es 75 a 80 pesos.

El frijol costaba 35 pesos, su costo actual es de 40 a 45 pesos, la azúcar de segunda en tiendas de conveniencia costaba 19 y 20 pesos, ahora cuesta 22 y 24 pesos,  en los centros comerciales el kilo llega a costar hasta 48 o 50 pesos dependiendo de la marca.

El aceite en el 2021 su precio oscilaba entre 28 y 35 pesos, actualmente está entre los 33 y 48 pesos, el kilo de pollo de 45 pesos pasó a los 65 pesos, la tortilla de 13 a 16 y en algunos lugares 19 pesos el kilogramo, el limón registra precios muy altos y cada día se incrementan más desde finales del año pasado, el limón injerto cuesta en el mercado 57 pesos el kilo, el criollo llega hasta los 80 pesos, cuando durante el año 2021 su precio oscilada entre 15 a 20 pesos.

El alto costo de productos de primera necesidad ha contribuido a deteriorar el poder adquisitivo de las familias y ha generado una mayor pobreza laboral, aun con los incrementos al salario mínimo, que según la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, el salario pasó de los 141.70 a 182.87 pesos en la mayor parte del país, lo que representará una percepción de 41.17 pesos más en los bolsillos.

Por otra parte, el incremento de 7.3 por ciento en el Impuesto Especial a la Producción y Servicios (IEPS),  ha provocado aumento al precio de las gasolinas, el gas LP, así lo señaló el presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope), Salvador López López.

A todo lo anterior se suma la cuesta de enero, misma que de acuerdo a los expertos se extenderá hasta a febrero-marzo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.