No debemos de bajar la guardia, debemos seguir cuidandonos.
Luz Palacios/ Foto: Cortesía Arquidiócesis de Antequera

OAXACA, Oax. Con un llamado a las y los oaxaqueños a seguir cuidándose para evitar contagios de Covid-19, el arzobispo de Oaxaca, Pedro Vásquez Villalobos, ofició la homilía dominical en la catedral de la Asunción.

Además, exhortó a las y los feligreses a no descuidarse y seguir utilizando el cubrebocas, a pesar de ser un sacrificio, porque este sacrificio vale el esfuerzo, por el amor a nuestra vida y por el amor a la vida de los demás.

 “Nosotros decimos yo no estoy contagiado, para que lo uso, pero a lo mejor algún hermano si está contagiado y puede infectar a otro, no porque quiera si no porque estos tiempo que estamos viviendo son así”, aseveró.

Así también pidió a la grey católica cambiar la actitud, escuchar y hacer suya la palabra divina, porque el espíritu divino a través de la palabra de Dios plasmada en la biblia abre el entendimiento, mueve voluntades para entender el mensaje divino, alimentar el espíritu y el ser.

“Que la palabra de Dios siempre sea la que nos ilumine, la que nos mueva, que nos libere y llene de esperanza, que nos da ánimo, con esa misma palabra hay que orar, ojalá este día no pase desapercibida  y todos tomemos conciencia de que en la vida la palabra de Dios sea la que ilumine nuestros pasos», refirió.

El jerarca de la iglesia católica, recordó que este tercer domingo ordinario fue instaurado por el Papa  “Día de la palabra de Dios” porque el señor quiere que todos nosotros amemos la palabra divina, que sea leída con respeto, sabiendo que no es cualquier libro; la biblia es la palabra de Dios, el mensaje divino, lo que se necesita escuchar en los diferentes momentos de la vida.

También recomendó que en este año litúrgico se lea el evangelio de San Lucas, que es el de la misericordia, para ser capaces de perdonar, ser con los otros como queremos que sean con nosotros, “ojalá crezcamos en la misericordia aprendamos de nuestro padre Dios a ser misericordiosos, a mirar con misericordia, con ternura, amor a nuestros semejantes empezando en nuestra casa, respetando y honrando a nuestros padres, escuchar a Dios con el corazón y tomar conciencia de que lo que hacemos y hacer lo mejor en la vida diaria con nuestros semejantes».

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.