Djokovic consiguió permiso de un tribunal australiano para permanecer en el país a pesar de no estar vacunado contra el covid-19

Agencia / EFE

AUSTRALIA. El número uno mundial del tenis, el serbio Novak Djokovic, consiguió este lunes permiso de un tribunal australiano para permanecer en el país a pesar de no estar vacunado contra el covid-19, aunque el Gobierno aún sopesa expulsarlo.

Djokovic llegó el miércoles pasado a Melbourne con una exención médica con la intención de jugar el Abierto de Australia este mes, pero los agentes de Inmigración le denegaron el visado y lo pusieron bajo custodia en un hotel mientras sus abogados presentaban un recurso ante los tribunales.

El tenista alegó que tenía una exención al haberse contagiado de covid-19 el pasado diciembre y que había recibido luz verde para viajar al país por parte de la Federación de Tenis y del Gobierno de Victoria.

Un tribunal de Melbourne, en el estado de Victoria, dio la razón al tenista, que ha recibido el apoyo de decenas de personas que se han manifestado en Australia y de las autoridades de Serbia, su país de origen.

El juez Anthony Kelly, del Tribunal del Circuito Federal de Melbourne, ordenó al Gobierno australiano implementar la liberación a la mayor brevedad posible, entregarle su pasaporte y sus efectos personales, y pagar los costes legales.

La decisión judicial permitiría a Djokovic participar en el Abierto de Australia que, de ganarlo, se convertiría en su décimo título de ese torneo y su vigésimo primer Gran Slam y superaría así a sus rivales el suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal.

Sin embargo, horas después de conocerse el fallo un portavoz del Ministerio de Inmigración indicó que el ministro Alex Hawke está barajando usar sus poderes especiales y expulsar a Djokovic, decisión que se encuentra bajo consideración.

La decisión del tribunal provocó escenas de celebración de los seguidores del tenista en las calles de Melbourne, donde la Policía tuvo que usar aerosoles de pimienta para dispersar a algunos fans cuando se abalanzaron hacia un coche en el que pensaban que viajaba Djokovic.

Los altercados ocurrieron en la céntrica calle Collins Street, justo enfrente de la oficina de los abogados de Djokovic, donde se reunieron los fans del tenista después de argumentar que su ídolo se encontraba en el interior del despacho manteniendo conversaciones con sus abogados.

Un variopinto grupo de personas, que mezcla antivacunas y ciudadanos de la comunidad serbia en Australia, llevan días dando su apoyo al tenista, sobre todo a las puerta de hotel Park, donde ha permanecido asilado.

De momento, Djokovic ha conseguido que un tribunal le permita permanecer en Australia, pero el Gobierno podría ordenar su expulsión de manera discrecional.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.