Foto: ilustración
Citlalli López

OAXACA, Oax. A fin de enfrentar la pronunciada cuesta de enero, considerada la más crítica de los últimos 21 años, las familias oaxaqueñas están recurriendo a las finanzas populares.

Para tener liquidez que les permita solventar gastos de arranque de año, han hecho uso de préstamos con agiotistas, casas de empeño, tandas, incluso en algunas medidas más desesperadas préstamo gota a gota.

Al respecto, la economista de la UABJO, Ana Luz Ramos Soto, señaló que si bien por muchos años las finanzas populares han sido la salida para las familias de bajos recursos económicos, hay que tener cuidado al momento de tocar en una de estas puertas, sobre todo cuando se trata de préstamos que resultan impagables.

Apoyada en los estudios realizados por Catherine Mansell sobre las Finanzas Populares en México, explicó que, entre las opciones antes mencionadas, las casas de empeño serían las más recomendables siempre y cuando sea una institución seria y debidamente establecida.

Por otro lado, agregó que un estudio de las microfinanzas en Oaxaca arrojó que uno de los problemas que tienen las pequeñas y medianas empresas, así como la población de bajos recursos en el sector informal es que carecen de acceso a créditos bancarios, porque no tienen ahorro y son quienes recurren a las finanzas populares.

Hay que tomar en cuenta -subrayó- que los requisitos para tener acceso a un crédito bancario están fuera del alcance de la población en algunos casos y esto las hace acercarse al sector informal de las finanzas.

Ramos Soto consideró que ante este panorama el gobierno debe generar estrategias de políticas públicas en el sector financiero; una de ellas es apoyar a pequeñas y medianas empresas y a personas de bajos recursos económicos para que puedan generar condiciones de ingresos a través del fortalecimiento a sus negocios.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.