Foto: Twitter @NZairForce

Tras el desastre natural provocado por la erupción del volcán en la isla del pacífico, las imágenes muestran la magnitud del suceso

MVS

Conforme pasan los días tras la erupción volcánica y tsunami en la isla de Tonga, las imágenes muestran la magnitud del suceso que la tienen sumida en un desastre sin precedentes.

El tsunami y la erupción volcánica ha dejado a la isla de Tonga prácticamente reducida a un pedazo de tierra respecto a lo que fue antes del desastre.

En su primer comunicado tras la erupción del volcán Hunga Tonga Hunga Ha’apai que provocó un tsunami con olas de hasta 15 metros de altura que golpearon varias islas de las 169 de este archipiélago, el Gobierno de Tonga describió el suceso como ‘un desastre sin precedentes’.

El comunicado gubernamental, que se demoró por las fallas en las las comunicaciones, señala cómo la catástrofe provocó la destrucción de todas las casas en la isla de Mango, poblada por 36 personas, mientras que solo dos quedaron en pie en la isla Fonoifua, las dos más afectadas junto a Nomuka.

Agua contaminada y paisaje desolador

De acuerdo con el Gobierno, la escasez de agua potable es uno de los principales problemas ahora en la isla.

Dos barcos de la Marina de Nueva Zelanda zarparon este marte cargados de ayuda humanitaria con destino a Tonga, a donde tienen previsto llegar este viernes.

Australia tiene preparado otro navío con ayuda de emergencia, incluidos 250 mil litros de agua potable y una planta de desalinización con capacidad de producir 70 mil litros.

Además, tienen previsto enviar aviones C-130 Hércules con más suministro una vez se haya podido limpiar la densa capa de ceniza volcánica que ensucia la pista de aterrizaje en la capital tongana.

La Cruz Roja internacional calcula que unas 80 mil personas, de los 105 mil habitantes del país, han sido afectadas por esta catástrofe natural, y los expertos no descartan que se produzcan otros incidentes de actividad volcánica.

Cenizas cubren todo como un paisaje lunar

Tras el desastre, las imágenes captadas por los vuelos de reconocimiento de la Fuerza Aérea de Nueva Zelanda mostraban un paisaje casi lunar.

La ceniza cubre todo el terreno e importantes daños en los edificios asentados en la isla de Tongatapu, donde se encuentra la capital, Nuku’alofa.

Otras islas como Uoleva y Uiha, además de Nomuka, muestran un escenario similar, con graves inundaciones y acumulación de ceniza, según imágenes del Centro de Satélites de las Naciones Unidas (UNOSAT).

La Cruz Roja internacional calcula que unas 80 mil personas, de los 105 mil habitantes del país, han sido afectadas por esta catástrofe natural, y los expertos no descartan que se produzcan otros incidentes de actividad volcánica.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.