Los tamales de ollita son característicos del municipio de Ocoyoacac, la señora Cecilia Peñaloza lleva más de 15 años dedicándose a elaborar tamales de ollita, lo aprendió de su mamá y su abuelita. Desde muy temprana hora prepara su nixtamal para llevarlo al molino y poder preparar la masa que posteriormente se le agregará manteca, sal y anís, dejando reposar la masa y poder hacer las ollitas que se tienen que dejar reposar, las cuales serán rellenadas con salsa verde o roja, y carne de puerco que es lo tradicional, o también pueden llevar pollo y mole, dependiendo del gusto del comensal, posteriormente envueltos en hoja de maíz y ponerse al fuego. En estas fechas sus pedidos aumentan por la celebración del Día de la Candelaria, ha llegado a elaborar hasta 700 tamales y se han ido lugares como Colima y Los Cabos; sus hermanas, hijas y sobrinas le ayudan en estas fechas para poder tener listos sus pedidos. Actualmente la elaboración de tamales de ollita continúa en el municipio aunque ya son menos personas que los realizan, entre ellas personas de la tercera edad, pero buscan que no se pierda esta tradición, vendiéndolos no solo en este municipio si no en los municipios aledaños. FOTO: CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO.COM
Ariadna Mendoza

OAXACA, Oax. En víspera del Día de la Candelaria, el cual se celebra este miércoles 2 de febrero, inició la venta de ropones para vestir al niños Dios, así como de tamales, que forman parte de la festividad religiosa y popular en el país.

Y es que, de acuerdo a la tradición, los «padrinos del niño», es decir, quienes sacaron el muñequito en la Rosca de Reyes, tienen que compartir tamales el 2 de febrero, día en que se levanta al niño para vestirlo.

En este contexto, derivado de la cuarta ola por la variante Ómicron, expendedoras de tamales señalan que las ventas han disminuido, a diferencia de otros años, ya que con antelación los pedidos llegaban hasta las 2 mil 500 piezas.

Sin embargo, a un día de la celebración religiosa, hoy solo han logrado vender entre 500 hasta mil tamales, lo cual representa una reducción en ventas de hasta un 65%.

Esta situación también deriva del alto costo de los insumos, principalmente del pollo, teniendo el kilo un incremento hasta en un 30%. Así lo explicó la señora Guillermina, quien elabora tamales desde hace más de 15 años.

A decir de ella, espera que el día de mañana pueda repuntar la demanda de este platillo típico mexicano, pues señaló que pese al incremento de los ingredientes, mantendrá el precio de 12 pesos la pieza de tamal.

Comentó que los más solicitados son los tamales de mole en hoja de plátano, rajas, verde, chepil, frijol y dulce.

Finalmente, invitó a la ciudadanía a no perder la tradición del día de la Candelaria y degustar de este alimento prehispánico, con un rico atole o chocolate.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.