La recolección es una romería, se reúnen bajo los nogales para bailar y sonar sus conchas (caracol), de ahí el nombre “Los Concheros”, después de haber ido al monte en busca de plántulas, plantas, bejucos y azucenas, se dedican al adorno de templos y capillas.
  • La romería en el acopio de flores para el adorno de templos de Villa de Zaachila; una tradición ancestral.
Patricia Briseño

OAXACA, Oax. La feligresía católica de la Villa de Zaachila, ubicada en la zona metropolitana de Oaxaca, celebra la fiesta de “Los Concheros” en Semana Santa; una de las tradiciones más antiguas de esta comunidad zapoteca, que consiste en la recolección de la planta conocida como «disciplina» y flor de junco para el adorno de las parroquias, previo a la celebración de la visita de los “Siete Templos”.

Luego de la pausa por pandemia, los ‘buin zaa’ o gente de nube, personas caracterizadas de  los 12 barrios que conforman Zaachila, vistieron nuevamente la indumentaria tradicional, para adentrarse a los bosques donde recolectarán las plantas que cuelga de  las copas de los árboles en lugares húmedos, explicó Celestino Chacón, director municipal de Comunicación Social de Zaachila.

La recolección es una romería, se reúnen bajo los nogales para bailar y sonar sus conchas (caracol), de ahí el nombre  “Los Concheros”, después de haber ido al monte en busca de plántulas, plantas, bejucos y azucenas, se dedican al adorno de  templos y capillas.

“El ritual inició desde el pasado lunes y concluirá antes de la noche del jueves santo, cuando se realiza la visita a los siete templos donde se hará oración para recordar la pasión de Cristo”, dijo.

Agregó que los colectores zapotecos se agrupan por barrios y eligen un lugar donde asentarse para llevar a cabo la repartición de comida y bebidas tradicionales, en una representación de una cena en el campo.

«La cena consiste en un guajolote hervido, una botella de mezcal y un cigarro, colocado en el pico del ave; en esta ocasión, el cabildo junto con el presidente municipal de Zaachila, Carlos Rigoberto Chacón Pérez, corrieron con esa atención al comité organizador de los 12 barrios «, indicó.

Este 2022, la comunidad zaachileña preparó con anticipación un programa de actividades culturales, que resalta sus tradiciones heredadas de sus ancestros, que independiente del credo religioso, vale la pena conocer y disfrutar con un espumoso tejate.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.