MVS

CIUDAD DE MÉXICO. Al encabezar el Foro de Infraestructura Fronteriza Estratégica, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar informaron sobre la modernización de puertos de entrada en frontera binacional para impulsar crecimiento económico.

En el encuentro asistieron la gobernadora de Baja California, Marina del Pilar Ávila, y el subsecretario de Estado para la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Cumplimiento de la Ley, Todd Robinson, se abordaron 13 proyectos de infraestructura fronteriza entre México y Estados Unidos.

En relación al proyecto del Cruce Internacional Mesa de Otay II–Otay Mesa East este generará un nuevo puerto de entrada de alta tecnología que descongestionará el sistema de cruces de la zona y reducirá significativamente los tiempos de revisión.

En la frontera Chihuahua-Nuevo México, se indicó que “la modernización del Cruce San Jerónimo-Santa Teresa y sus vías de acceso agilizará el cruce y representará una alternativa para reubicar el tráfico comercial que actualmente atraviesa la zona urbana de Ciudad Juárez-El Paso”.

Ebrard Casaubón expuso que la integración entre México y Estados Unidos está en marcha “gracias a los procesos productivos y a los diálogos de alto nivel para acelerar nuestras cadenas de suministro y capacidad de producción, en sectores farmacéutico, médico, electromovilidad y otros”.

Enfatizó que la inversión hasta hoy de 700 millones de dólares aprobados y todas ya están en etapas de diferente grado de avance.

“El objetivo y la instrucción de ambos presidentes, es que finalizando 2023 todo lo que acabo de decir esté funcionando porque quieren esta frontera, es y va a ser la más ocupada del mundo”.

A su vez el embajador Salazar expresó que “es un día importante e histórico” y aseguró que se está en un momento en donde con “el presidente Biden y el presidente Andrés Manuel López Obrador, vemos la relación entre los Estados Unidos y México en una manera muy positiva”.

“Lo que se tiene que hacer es asegurar que vayamos caminando adelante en lo que es un plan conjunto entre los Estados Unidos y México para crear una frontera donde la gente, la cultura, el comercio, la seguridad, se puedan ver en toda esta frontera de tres mil kilómetros, dos mil millas”, indicó.

De acuerdo a la SRE, “uno de los principales desafíos de la región fronteriza es el impacto económico de las demoras en los cruces fronterizos, que llegan a generar pérdidas de miles de millones de dólares para ambos países, por ello es fundamental agilizar los tiempos de espera en los cruces fronterizos. La mejora en la eficiencia y optimización de los puertos es indispensable para alcanzar este objetivo”.

“El gobierno de México reafirmó su compromiso de acelerar las cadenas de suministro entre los dos países y así buscar el bienestar de sus pueblos y de los 13.6 millones de habitantes que viven en la región fronteriza México-Estados Unidos. Se estima que más de 5 millones de trabajos en Estados Unidos dependen del comercio con México. Más de la mitad de las exportaciones totales de Estados Unidos a México se pueden atribuir a los cuatro estados fronterizos”, señaló la cancillería.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.