Patricia Briseño

OAXACA, Oax. Este tres de mayo, cientos de personas acudirán con fe a la Casa del Cristo Grande, en Teotitlán del Valle, para agradecerle los favores recibidos o pedirle un milagro.

Cada año, el día de la Santa Cruz, la capilla de la vivienda de la familia Alavéz, ubicada en la calle Aquiles Serdán, número 4, recibe a decenas de feligreses procedentes de distintos puntos del estado, provistos de flores y velas.

Pedro Alavéz, uno de los propietarios de la casa donde se encuentra el Cristo Grande, dijo que toda su familia se considera privilegiada y comprometida por darle albergue a la imagen milagrosa, de casi tres siglos de antigüedad.

Debido a la pandemia por Covid-19, las visitas se limitaron, sin embargo, este año habrá de retomarse la celebración de la fe católica. Una fe, que desde hace años, ha estado presente en la historia del pueblo zapoteco de Teotitlán del Valle.

¿Cómo fue que surgió la creencia en el Cristo Grande?

Según la leyenda, un campesino desconocido anduvo por las calles de la comunidad ofreciendo la imagen de Cristo fijo a una delgada cruz de madera, aunque sin éxito. En su recorrido hizo una parada para descansar debajo de un árbol, pidió a los propietarios del terreno cuidar de la imagen un par de minutos, mientras, conseguiría algo de comer, pero nunca regresó.

Entonces, empezaron a ocurrir sucesos extraños.

Se dice que el Cristo de un metro de altura, empezó a “crecer” hasta alcanzar la estatura promedio de una persona. Incluso, las cruces de madera que sostuvieron la imagen, aún se conservan en la capilla, en ellas se observa el desarrollo del espesor y la altura de la cruz.

Los propietarios del predio, y el pueblo, acordaron levantar una capilla donde habrían de venerar a la imagen. Actualmente, el Cristo Grande está sostenido en una cruz de caoba. Más ancha y gruesa que las anteriores.

Parte de la leyenda es que el Cristo Grande, al paso del tiempo, ha cambiado la expresión del rostro y la postura del cuerpo, dicen, “obedece a la carga de los pecados de la humanidad”.

En la actualidad, los visitantes a esta comunidad de artesanos y artesanas del textil, ubicada a 40 minutos al oriente de la capital oaxaqueña, también se sienten atraídos por conocer el Cristo Grande.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.