La empresa para la que trabaja le dio incapacidad inmediata y contrató un abogado para asesorarla. Ante el temor del ataque directo de ese sábado, busca medidas cautelares de protección, pues teme por su integridad, tampoco se las dieron.
Citlalli López

OAXACA, Oax. Los últimos 533 días de vida de Ileana Acevedo se han ido entre juzgados y ministerios públicos, busca recuperar a su hija de 11 años de edad, quien en contra de su voluntad y entre maltrato, vive en casa de su padre Oscar B.N.

Bajo engaños y manipulación la sustrajo para evitar pagar pensión alimenticia, además de interponer una denuncia contra la madre por violencia familiar, para que ella desista de su demanda.

Desde el instante en que le llegó la notificación de la pensión alimenticia en diciembre de 2019, después de tres años de demanda interpuesta en 2017, Óscar B.N. desapareció. Después de volvió a aparecer para amedrentar a la madre.

Un día le llamó por teléfono para decir que se iba a arrepentir y que estaba mal lo que había hecho, así lo relató Ileana, vocera en Oaxaca del Frente Nacional contra la Violencia Vicaria.

La violencia vicaria es una forma de violencia machista, en donde el padre maltratador utiliza a las y los hijos como medio para dañar a la madre, ya sea separándolos, causándole a los menores de edad maltrato psicológico, físico, verbal e incluso sexual.

España fue el primer lugar del mundo en reconocerla y considerarla como un delito, en su Ley de Género hace siete años.

En México fue visibilizada por el Frente Nacional Contra la Violencia Vicaria, fundado entre julio y agosto de 2021. En el país, Zacatecas se convirtió en la primera entidad en tipificar la violencia vicaria como un delito.

En Oaxaca, el Frente Nacional Contra la Violencia Vicaria presentó el pasado 3 de mayo de 2022, una iniciativa de reforma en la misma ruta, el texto propuesto fue que “la violencia vicaria es toda acción u omisión dolosa contra la mujer, que ejerce el hombre por sí o por interpósita persona, utilizando como medio a las hijas e hijos, producto de una relación de cónyuge, ex cónyuge, concubina, pareja, ex pareja o cualquier otra persona significativa para ello, con el objetivo de causarle a la madre un daño o generar un control o manipulación”.

Ileana Acevedo destacó que esta forma de violencia es una de las más graves, porque además de someter a las hijas y a los hijos a un maltrato constante, judicializa la vida de las mujeres.

En México y en el estado de Oaxaca, son cientos de mujeres que atraviesan estos procesos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.