Con el nuevo diseño del espacio aéreo en el Valle de México, se comprometen algunas de las colonias más pobladas de la ciudad, donde se encuentran aviones casi de frente y vuelan a distancias menores a las recomendadas.

Radio Formula

CIUDAD DE MÉXICO, El rediseño del espacio aéreo en el Valle de México puso en riesgo a las colonias más pobladas de la CDMX, de acuerdo con María Larriva Sahd, excontroladora aérea.

En entrevista copara Grupo Fórmula, explicó que el nuevo trazo orilló a que se encuentre de frente aviones sobre las alcaldías del centro y poniente de la capital, además de que fuerza a los aviones a demorar su llegada

Originalmente, el punto de entrada único era el pueblo de San Mateo, en Naucalpan, mientras que ahora las aeronaves ingresan por el poniente y el sur de la capital del país.

«Cuando los aviones entran a la ciudad, ya vienen acomodados, desacelerados y con la separación pero es solo una línea de aviones porque nada más tengo una pista, ¿para qué quiero dos líneas de aviones si nada más tengo una pista? Este rediseño tiene ese defecto, hicieron dos accesos al AICM y nada más cabe uno de los dos aviones y los aviones tienen menos espacio que la separación reglamentaria», señaló.

Agregó que hay muchas aproximaciones fallidas y muchos conflictos donde las aeronaves se encuentran de frente, en zonas como la colonia Del Valle, San José Insurgentes o en la alcaldía Álvaro Obregón o en el Pedregal.

«Porque uno inicia la llegada en el noroeste de la ciudad y el otro la inicia sobre Cuernavaca, y los dos convergen sobre la ciudad de México, sobre la parte más poblada. Ese es sólo uno de los conflictos», alertó.

Además, explicó que otro de los líos que genera el nuevo diseño del espacio aéreo es que se asignan nuevos espacios a los controladores sin los requerimientos de comunicación.

«A mí me dicen ahorita: ‘tú vas a llevar el control de aproximación de Zihuatanejo’; con la experiencia que tengo debería poderlo hacer, nada más que ese proceso requiere que que yo esté familiarizada, un curso de dos semanas por lo menos, y tienen que hacer pruebas de comunicación donde yo pueda comunicarme con los pilotos que está en ese espacio aéreo, y eso no se hizo», ejemplificó.

Resaltó que si bien hay errores en el rediseño, como que el procedimiento genera demoras, porque se diseñó para la mitad de la capacidad del diseño anterior, los aviones vienen con el doble de la separación, lo que genera demoras en los que vienen atrás.

«Es ineficiente, inseguro, malo y costoso», acotó, pues las aerolíneas tienen mayores demoras y consumen más combustible en sus operaciones.

También criticó la liberación de los horarios, pues con la regulación de estos se controla mejor la llegada de aeronaves; y recordó que antes de la actual administración del director del AICM, Carlos Alfonso Morán, designado a principios de este año, se tenía un control en esto.

«Resulta que hace tres meses, el nuevo administrador dijo que no importaba, que cada quien opere a la hora que le guste, ¿eso qué genera? Que llegan todos juntos. Tenemos horas con mucho más tráfico del que podemos manejar y horas donde no llega nadie. Esta situación de la supuesta saturación es falsa porque es un desorden generado por  el rediseño y por las disposiciones de la administración del AICM», comentó sobre el rediseño del espacio aéreo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.