Síndrome del ojo seco puede provocar problemas en la visión

Puede que sólo piense en las lágrimas cuando llora, pero también lubrican los ojos cada vez que pestañea.

Agencia

CIUDAD DE MÉXICO. Con la edad se fabrican lágrimas de manera menos eficiente, lo que deriva en sequedad ocular provocando dolor, picor, ojos llorosos o vista borrosa, es decir se presenta el síndrome del ojo seco.

En el síndrome del ojo seco, la palabra clave es homeostasis, una pérdida en el equilibrio de la lágrima en los ojos que, para funcionar de forma correcta, tienen que estar lubricados a la perfección para ver y para no tener síntomas, explicó el optometrista Juan Sebastián Bejarano, gerente de Entrenamiento Essilor México.

Síntomas del síndrome del ojo seco y posibles causas.

“El paciente puede saber que padece cansancio visual si tiene ardor, picazón, dificultad para ver de cerca o de lejos, dolor de cabeza, siente arenilla o muestra ojos rojos”, destacó la oftalmóloga Mercedes García Albisua, jefa de enseñanza del Hospital de la Ceguera de la Asociación para Evitar la Ceguera en México.

Ambos expertos coincidieron en señalar a los aparatos electrónicos como los principales responsables del síndrome del ojo seco.

“En la consulta diaria llegan entre 25 y 30 niños que necesitan lentes, que tienen los ojos rojos por alguna alergia y sien-ten molestias en la vista, dolores de cabeza por pasar horas frente algún dispositivo tomando sus clases. Comienzan con el síndrome de ojo seco”.

Por su parte, Óscar Antonio Ramos Montes, académico de la UNAM, destacó que las posibles causas del síndrome del ojo seco son:

Permanecer periodos prolongados frente a un monitor o pantallas de dispositivos móviles.

Ramos Montes agregó que las lágrimas son necesarias para humectar los ojos y eliminar partículas extrañas, y padecer ojo seco daña la córnea, la conjuntiva, los folículos pilosos de las pestañas y el movimiento de los párpados.

“De no atenderse, podría ocasionar incomodidad constante, carnosidades (pterigión) y opacidad en ese órgano”, alertó.

El también jefe de la carrera de Optometría de la entidad universitaria indicó que se trata de una enfermedad ocular que altera la película lagrimal, necesaria para una buena visión. Se genera en la superficie de la córnea, entonces el ojo pierde sensibilidad y surgen problemas de visión.

Utilizar los dispositivos electrónicos a más de 40 centímetros de distancia de los ojos, en sitios iluminados y con buena ventilación.

Tomar periodos de 20 minutos de descanso tras una hora de uso.

Observar hacia un punto en la lejanía.

Parpadear constantemente.

Estar al pendiente de molestias oculares como comezón, visión borrosa y lagañas.

Se debe tener una limpieza adecuada de pestañas: usar jabón neutro no perfumado y agua fría; utilizar con precaución aceites o cremas, pues pueden obstruir las glándulas lagrimales y folículos pilosos, generando un ambiente propicio para los ácaros.

En caso de presentar estos síntomas, es necesario acudir con un especialista para prevenir algún problema visual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.