¿Cuál es el motivo del sangrado nasal espontaneó?

Se recomienda inclinar la cabeza hacia delante al contrario de lo que es comúnmente considerado

Agencia

CIUDAD DE MÉXICO. Una de las cualidades que caracteriza a las fosas nasales es la gran cantidad de vasos sanguíneos que se encuentran en el interior y que recubren las mismas. Se trata de una zona muy vascularizada y este rasgo hace que los orificios nasales sean un área más propensa a sangrar fácilmente ante diversas situaciones.

La nariz, como cualquier otra parte de nuestro cuerpo, necesita también de ciertos cuidados para prevenir las hemorragias nasales, llamadas también epistaxis, y algunas enfermedades.

La manipulación de las cavidades nasales y algunos impactos (por mínimos que sean) sobre la mucosa nasal como el rascado intenso o los cambios de presión son factores que pueden producir microtraumatismos, la causa más común del sangrado de las fosas nasales. 

A estas causas puede se les puede sumar otras como la irritación provocada por alergias con los estornudos que estas conllevan, sonarse la nariz con una fuerza excesiva o abusar y hacer un uso incorrecto de los aerosoles nasales. Cabe destacar, que las hemorragias nasales son también más frecuentes cuanto más seco sea el aire que se respira.

La Sociedad de Otorrinolaringología y Cirugía De Cabeza y Cuello (SEORL CCC) afirma que son más vulnerables a sufrirlas aquellas personas que toman fármacos como los anticoagulantes o que tienen problemas de coagulación.

Cuando la nariz empieza a sangrar, es posible actuar a partir de un acto reflejo de inclinar la cabeza hacia atrás con el fin de que la sangre deje de caer. Pero, al contrario de lo que es comúnmente conocido y de acuerdo con Eduardo González, experto científico de Cinfa, no se debe echar la cabeza hacia atrás, sino que lo correcto es sentarse e inclinar la cabeza hacia delante.

Al mismo tiempo, lo adecuado será comprimir con los dedos índice y pulgar las fosas nasales durante alrededor de 5 minutos. El experto expresa además que aplicar compresas frías o hielo sobre el puente nasal puede ayudar a detener la hemorragia, pero nunca se debe taponar el interior de la nariz con una gasa.

SEORL CCC expresa que en caso de que la maniobra anterior no resulte efectiva, se realizará un taponamiento anterior, en la parte más externa de la cavidad nasal. Este taponamiento no debe mantenerse durante más de 72 horas y en ocasiones puede requerir tratamiento antibiótico para evitar infecciones en la mucosa. Se pueden aplicar diferentes materiales para realizarlo. Pero afirma que, por lo general, las epistaxis suelen ser benignas en las que el estado general del paciente no se ve comprometido y suceden de forma brusca, primero por una de las dos fosas nasales.

Normalmente estas pequeñas hemorragias ceden por sí solas o con los taponamientos y las sencillas maniobras de primeros auxilios expuestas anteriormente, pero si persisten y se producen de manera reiterada o a menudo, es conveniente acudir al médico para descartar posibles problemas más graves que subyazcan, como por ejemplo la hipertensión arterial o algún tipo de tumor en las fosas nasales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.