Extraña muerte masiva de aves marinas obliga a cerrar Playa Escobilla

*Expertos de la UMAR Y CENASA descartan influenza aviar y enfermedad de Newcastle

Patricia Briseño / Foto: Especiales 

OAXACA, Oax. Por la muerte de aves marinas en el Pacífico, autoridades locales y federales prohibieron la entrada de turistas al santuario de la tortuga golfina La Escobilla, en el municipio de Santa María Tonameca, en la región de la Costa.

A través de una circular, el Ayuntamiento de Tonameca informó que esa determinación fue asumida con la representación de la comunidad al ser encontradas varias aves muertas en la playa santuario.

De ahí la determinación (temporal) de prohibir la entrada de visitantes, en tanto, se esclarece este suceso por las autoridades correspondientes, porque está afectando a la fauna de la región.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) también confirmó el cierre de la playa por la mortandad de aves marinas presentada en los últimos días en el Pacífico y para la protección a los visitantes.

En tanto, la Universidad del Mar (Umar) informó que un fenómeno similar, de aves marinas muertas, ocurrió en las playas Palmarito, Escobilla, Ventanilla, Agua Blanca y Guapinole.

De ahí que investigadores de la institución universitaria desarrollaron necropsias a cadáveres frescos y enviaron muestras biológicas a los laboratorios del Centro Nacional de Servicios de Diagnóstico en Salud Animal (Cenasa), a través de la Comisión México-Estados Unidos para la prevención de la Fiebre Aftosa y otras enfermedades exóticas de los animales, ante la sospecha de enfermedades virales. 

El Cenasa descartó influenza aviar (H5N1) o Enfermedad de Newcastle.

Sin embargo, debido que al origen de las muertes aún sigue siendo motivo de estudios, la Umar recomendó a la población en general “evitar la manipulación o contacto con las aves marinas vivas y con aparentes signos clínicos de enfermedad, así como evitar que las mascotas se aproximen a los animales o cadáveres”.

Además, en caso de encontrar ejemplares muertos o enfermos en playa, dar aviso a las autoridades o a la institución, proporcionando en la medida de lo posible fotografías y datos sobre la localidad.

También, exhortó a las autoridades o personas que se encarguen de retirar las aves de las playas, seguir el Protocolo de Bioseguridad para el Manejo de aves silvestres en las Áreas Naturales Protegidas, depositar los cadáveres en fosas de aproximadamente de un metro y medio de profundidad, así como cubrir con cal y cerrar la fosa.

Aparte de esto, que las personas encargadas de manipular y trasladar a los cadáveres utilicen protección especial (guantes de látex, gafas de protección, cubrebocas y de ser posible protectores de calzado), así como utilizar bolsas de plástico para el traslado de los cadáveres hasta el sitio de depósito final. 

Y utilizar todos los utensilios una sola vez y posteriormente depositarlos en un sistema de doble bolsa de plástico para su eliminación posterior.

De la misma, que el personal encargado de la manipulación de organismos vivos o muertos no coma, beba o hable por teléfono, ni se coloque nada en la boca durante el tiempo que esté en contacto con los cadáveres o aves aún vivas.

Finalmente, la Umar también pidió a la población evitar dispersar mensajes sin fundamento ni sustentados en análisis de laboratorio con el fin de evitar confusión y alarma innecesaria entre los habitantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.