«De la Milpa a mi Mesa», encuentro gastronómico por el rescate del consumo de alimentos saludables

face_dts_fb
Patricia Briseño

OAXACA, Oax. Mujeres de la Sierra Norte se reunieron en San Pablo Guelatao para preparar los platillos más icónicos de sus comunidades a partir de los productos de la milpa y el huerto, se trata de propiciar que en la dieta comunitaria prevalezcan los platillos locales, sobre los alimentos procesados.

El encuentro culinario estuvo alentado por la Unión de Organizaciones de la Sierra Juárez de Oaxaca (Unosjo) en la campaña “De la milpa a mi mesa” con el objetivo de alentar el consumo de alimentos sanos, producidos por mujeres y hombres del campo.

Gabriela Linares Sosa, coordinadora del Área de Derechos Indígenas de esa organización social informó que esta iniciativa tiene como propósito impulsar la alimentación sana de las infancias de la Sierra Juárez.

Además, las participantes reflexionaron sobre las formas de producción de alimentos desde la visión campesina en contraposición con la de las grandes industrias.

“Los campesinos y las campesinas dejaron claro su determinación de utilizar nuevas tecnologías, porque tienen sus propias formas de producción, especialmente como la milpa, que son sostenibles y respetuosas con el ambiente”, anotó.

Subrayó que la milpa es un sistema agroecológico vivo en las comunidades, porque conviven variedades de maíces, frijoles y calabazas, así como diferentes especies de plantas como los quintoniles, las cuales proporcionan alimento a las familias campesinas de la región.

“Por eso, es importante seguir impulsando y fortaleciendo el trabajo campesino dentro de las parcelas de una manera más consciente, desde las practicas agroecológicas, sin el uso de agroquímicos y fertilizantes”, añadió.



“De la Milpa a mi Mesa”

Al encuentro asistieron productores de café y maíz de las comunidades de Tanetze de Zaragoza, San Miguel Yotao y Santiago Yagallo, pertenecientes a la micro región Xidza,

Los asistentes presentaron una gran variedad de comidas y bebidas como los tamales de chepil, de amarillo, con hoja de plátano, el atole de maíz, los quintoniles y las guías de chayotes en caldito, las memelas con frijol, el chintexle de semilla de calabaza y chile seco, las tortillas de plátano y las ricas salsas con tomates silvestres.

“Los platillos expuestos son la muestra que las comunidades no necesitan otras cosas para comer o al menos no los productos que vienen de fuera”, afirmó.

La campaña “De la milpa a mi mesa” está orientada a tomar consciencia de la importancia de consumir alimentos sanos para una buena salud, porque las opciones de compra venta de productos del campo se encuentran a la mano en los diferentes mercados regionales de la Sierra Juárez.

“Existen otras iniciativas de comercialización de los mercaditos orgánicos que es necesario impulsar, que sean sanos, con precios justos para quienes los producen y accesibles para los que lo consumen, porque comer bien y sano no debe ser un privilegio de pocos”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.