La apendicitis en niños y adolescentes

Una apendicitis consiste en que el apéndice queda obstruido por dentro y se infecta. 

Agencia

CIUDAD DE MÉXICO. La apendicitis es una urgencia médica. Es importante saber en qué fijarse para poder pedir ayuda médica de inmediato. 

Cuando se obstruye el apéndice, pueden crecer demasiadas bacterias en su interior y causar una infección. Algunas de las cosas que pueden provocar una obstrucción del apéndice son las siguientes: 

  • heces duras, con el aspecto de bolas o bolitas
  • ganglios linfáticos inflamados dentro del intestino
  • parásitos y otras enfermedades

La apendicitis no es contagiosa. A un niño no se la puede «pegar» alguien que la padezca.

Los primeros signos de la apendicitis suelen ser fiebre baja y dolor alrededor del ombligo. Puede parecer un simple dolor de estómago. Pero en la apendicitis, el dolor suele empeorar y desplazarse hacia la parte inferior derecha del vientre. 

Si su hijo tiene dolor de vientre, esté pendiente de los siguientes signos de apendicitis: 

  • dolor fuerte, principalmente alrededor del ombligo o en la parte inferior derecha del vientre (es posible que al principio el dolor sea intermitente y luego se vuelva constante e intenso)
  • fiebre baja
  • pérdida del apetito
  • náuseas y vómitos  
  • diarrea (sobre todos en cantidades reducidas y con mucosidades)
  • vientre hinchado y distendido

Si el dolor se extiende por todo el vientre, puede significar que el apéndice se ha reventado. Los médicos lo llaman apendicitis perforada, y es grave. La fiebre alta, de 104 ºF (o 40 ºC) es otro signo de apéndice perforado. 

Llame al médico de su hijo de inmediato si cree que puede tener una apendicitis. Cuanto antes se detecte, más fácil será de tratar.

El médico hará una operación para extraer el apéndice infectado. Esta operación se llama apendicectomía. La mayoría de las veces, los cirujanos usan un pequeño dispositivo llamado laparoscopio para extraer el apéndice a través de un pequeño corte hecho en el vientre del paciente. Los niños que se someten a una apendicectomía suelen permanecer un día en el hospital. 

Antes y después de la operación, es posible que el equipo médico de su hijo le administre líquidos y antibióticos por vía intravenosa (VI). Esto ayuda a prevenir posibles complicaciones, como las infecciones. En caso necesario, a su hijo también le administrarán medicamentos para aliviarle el dolor (o analgésicos). 

Si a un niño se le ha reventado el apéndice, es posible que tenga que permanecer más tiempo ingresado en el hospital después de la apendicectomía. Así, los antibióticos podrán matar todas las bacterias que se le hayan extendido por el cuerpo. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.