Oaxaca reporta dos casos autóctonos de paludismo (malaria); el brote se concentra en el istmo

En Oaxaca, la infección de paludismo se ha identificado con el parásito del género plasmodium vivax, cuyo periodo de incubación puede alargarse por varios meses, a diferencia del falciparum, de los más letales.
Patricia Briseño 

OAXACA, Oax. Un brote de 27 casos de paludismo o malaria están identificados en el territorio oaxaqueño, aunque, es la región del Istmo de Tehuantepec donde se concentra el mayor número de pacientes, informó los Servicios de Salud del estado.

El brote transmitido por el mosquito  anopheles hembra, sitúa a esta entidad en el cuarto lugar nacional, atrás de Chiapas, Tabasco y Campeche.

Alma Velasco Hernández, titular de los SSO precisó que dos casos son autóctonos, 24 más importados, y uno proveniente de otra entidad.

Detalló que, a la semana epidemiológica, número 31, se tiene el registro de cinco casos en la región de Valles Centrales y 22, en el Istmo; por género, 20 son masculinos y siete femeninos.

Los casos de malaria importados corresponden a migrantes provenientes de los países de Venezuela, Afganistán, China, Mauritania, Ecuador y Chile.

Asimismo, identificó 429 localidades de riesgo en la entidad sujetos a observación permanente, a través del programa de eliminación de criaderos de mosquito anopheles, tarea a cargo del mujeres y hombres brigadistas.

Velasco Hernández sostuvo que la Secretaría a su cargo intensifica las acciones de vigilancia epidemiológica con toma de gota gruesa en pacientes febriles, que cumplan con la definición operacional de caso, con énfasis en población migrante.

Invitó a la población abierta a aplicar medidas preventivas, como la instalación de barreras físicas como: mallas mosquiteras en puertas y ventanas, uso de pabellones, poda de vegetación alrededor del hogar, que son los sitios de reposo de los vectores adultos, los cuales pican de noche.

El mosquito se cría en agua dulce de poca profundidad como ríos, lagunas, charcos y diversa vegetación litoral en estanques pantanosos y bordes de los cursos de agua en movimiento.

A propósito del Día del Trabajador de Paludismo, la dependencia reconoció a los 600 brigadistas, también identificados como “ejército de cascos amarillos”, que llegan a las comunidades de difícil acceso para combatir el mosquito portador de la infección.

El dato

En Oaxaca, la infección de paludismo se ha identificado con el parásito del género plasmodium vivax, cuyo periodo de incubación puede alargarse por varios meses, a diferencia del falciparum, de los más letales.

La picadura de la hembra del mosquito anopheles porta en las glándulas salivares el parásito, de los que existen cuatro especies: falciparum, vivax, malariae y ovale.

El parásito plasmodium destruye los glóbulos rojos de la sangre, y uno de los problemas más grandes de la enfermedad es que sus síntomas aparecen de 10 a 15 días después de la picadura del mosquito, por lo que su detección temprana es complicada.

Los principales síntomas son: fiebre, sudor intenso y color amarillento de la piel.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.